Mendoza,

de
de

 

Sergio Levinsky

Sin Messi, una caída en La Paz que complica

No alcanzó con una clara mejoría en el juego, especialmente en el segundo tiempo. La selección argentina volvió a sufrir los efectos de la altura de La Paz, a 3600 metros del nivel del mar, y no sólo cayó 2-0 ante la boliviana, con muchos cambios y sin Lionel Messi, suspendido pocas horas antes, sino que volvió a ocupar ahora un lugar en el repechaje, fuera de los cuatro clasificados directos al Mundial de Rusia.

29/3/2017

Lo peor fue el resultado negativo en el marcador (con goles de Juan Carlos Arce en el primer tiempo y de Marcelo Martins, en el segundo) y la preocupante lesión en la rodilla de Ramiro Funes Mori, el defensor del Everton, pero puede decirse que varios jugadores albicelestes dejaron una imagen favorable de cara a los cuatro partidos que restan para finalizar el grupo sudamericano.

Al equipo argentino le costó mucho adaptarse a la situación de falta de oxígeno y el seleccionado local, que había reservado siete jugadores para este partido, llegando a disputar el anterior con suplentes ante Colombia como visitante el pasado jueves, dominó por completo las acciones.

La selección argentina no podía alejarse de su arquero Sergio Romero, con dos líneas de cuatro en muy pocos metros, siempre en campo propio, y aunque Bolivia había estado más cerca del gol siempre, de a poco todo fue cambiando desde los 20 minutos, cuando por fin, Guido Pizarro se fue adueñando de la pelota, la hizo jugar tanto para el medio como para habilitar por la izquierda a Ángel Di María, y cuando llegaron los mejores minutos, en los que se fue adelantando en el campo, se desprotegió un poco atrás y llegó el gol local por un cabezazo muy bien colocado de Arce que encontró algo adelantado a Romero.

El equipo argentino no renunció a seguir buscando el empate, y de hecho cada vez se fue apoderando más de la pelota y ya no sufrió llegadas de Bolivia, pero siguió con la misma característica que durante toda la clasificación, la falta de gol y de profundidad, y tuvo que sufrir una primera modificación en el primer tiempo por una lesión en la rodilla de Ramiro Funes Mori, quien fue reemplazado por Matías Caruzzo.

Ya en el segundo tiempo, la selección argentina presionó aún más arriba, pero a los 7 minutos llegó el segundo gol boliviano a través de Martins, quien aprovechó que no estaba marcado de frente a Romero, un error defensivo que se fue repitiendo, el de no tener buena colocación en los centros aéreos o cruzados o los pelotazos largos.

La selección argentina, ya dos goles abajo, optó por volcarse de lleno en campo boliviano. Pero en vez de optar por un jugador del talento de Paulo Dybala, Bauza se decidió por un delantero de punta como Sergio Agüero por el insípido Ángel Correa, mientras que ya Ever Banega quedó como enlace y Di María, como extremo, para pasar de un 4-4-1-1 a un 4-2-1-3.

El dominio argentino, promediando el segundo tiempo, era absoluto, y la cancha parecía inclinada pero al revés de lo imaginado, aunque con el mismo problema de siempre, la falta de definición, ni siquiera cuando sobre el final, Marcos Acuña ingresó por Enzo Pérez, y ya se colocó como extremo izquierdo, pasando Di María a la derecha.

En suma, la selección argentina, sin Messi ni varios de los titulares que defeccionaron ante Chile el pasado jueves en el Monumental, perdió jugando bastante mejor, pero no le alcanzó y ya se encuentra en la posición de repechaje a sólo cuatro fechas del final, con destino incierto, posiblemente sin Messi y con cambios institucionales en cuestión de horas, con la asunción de Claudio “Chiqui” Tapia en la presidencia de la AFA.

¿Seguirá Bauza? ¿Podrá disminuir la sanción a Messi con la apelación de la AFA? Demasiadas preguntas para un equipo que no encuentra respuestas, ni siquiera habiendo dado un par de pasos hacia adelante.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Sergio Levinsky