Mendoza,

de
de

 

Sergio Levinsky

Messi será sancionado y complica

En apenas unas pocas horas, en la mañana argentina, se sabrá si Lionel Messi podrá jugar desde las 17 en la altura de La Paz ante Bolivia o si la sanción de oficio que le impondrá la FIFA, por reiterados insultos a los jueces de línea en el partido ante Chile del pasado jueves, comienza desde el partido siguiente y podría llegar a abarcar hasta las cuatro fechas restantes del grupo clasificatorio sudamericano.

28/3/2017

De acuerdo a la reglamentación disciplinaria de la FIFA, el insulto a uno de los jueces, comprende una suspensión de dos a cuatro partidos, y por ejemplo el chileno Gary Medel fue sancionado con el máximo cuando el árbitro argentino Néstor Pitana informó que hubo insultos del defensor del Inter en setiembre pasado en Asunción ante la selección paraguaya.

Si bien ninguno de los cuatro jueces brasileños del partido Argentina-Chile (el árbitro Sandro Ricci, el asistente 1Emerson Augusto do Carvalho, el 2, Marcelo Do Carvalho, y cuatro árbitro, Dawson  Freitas Da Silva) informó nada a la FIFA acerca de la conducta de Messi, fue la propia comisión disciplinaria de la entidad, a través de Alejandra Salmerón García, la que aclaró que se basó en las imágenes televisivas de dos canales españoles y de la TV Pública argentina.

Según el artículo 77 A del Código Disciplinario de la FIFA, no se necesita del informe del árbitro para abrir un procedimiento a cualquier jugador, y aunque se le había dado tiempo a la AFA hasta las 4 de la mañana argentina (las 9 de Zúrich, sede de la FIFA) y la entidad argentina se basará en el informe de los jueces brasileños, en un documento de seis páginas firmado por el vicepresidente de la Comisión regularizadora de la AFA, el abogado Javier Medín, todo indica que la suerte está echada.

A lo máximo que podría aspirar la AFA es que Messi pudiera jugar por la tarde en La Paz, pero en ese caso, la sanción de dos a cuatro fechas comenzaría a correr desde la fecha siguiente, cuando en agosto la selección argentina deba viajar a Montevideo para enfrentar a Uruguay, y como mínimo, se extendería una fecha más, en la que recibirá como local a Venezuela.

La noticia de la ya prácticamente asegurada suspensión de oficio de Messi por parte de la FIFA cayó como un durísimo golpe en la delegación argentina, que ya se encuentra en Santa Cruz de la Sierra para viajar sobre la hora a La Paz, y muchos ya la comparan con la suspensión de Diego Maradona en el Mundial de los Estados Unidos en 1994 o cuando el propio Messi anunció que no seguiría en el equipo argentino en 2016 tras perder la final de la Copa América Extra en 2016.

Si la sanción de mañana es provisoria, Messi podría jugar ante Bolivia pero si es firme, ya estaría impedido de formar parte del equipo en La Paz aunque en ese caso, podría llegar a estar, por lo menos, en la última fecha de la clasificación, ante Ecuador en Quito.

La sanción a Messi llega en un momento particular de la selección y de la propia AFA, porque además de las duras críticas al juego del equipo que dirige Edgardo Bauza ante Chile, el próximo jueves, al día siguiente de enfrentar a Bolivia en La Paz, Claudio “Chiqui” Tapia asumirá la conducción de la entidad de la calle Viamonte en el inicio de la normalización tras casi un año de intervención con la Comisión regularizadora.

A su vez, la situación complica al showman televisivo y vicepresidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, quien acababa de hacerse cargo de la comisión de Selecciones Nacionales en un extraño juego de ajedrez por el que fue designado sin papeles al no tener el respaldo reglamentario por no ser miembro del Comité Ejecutivo, por lo que debe reportar al presidente de Lanús, Nicolás Russo, quien asumió formalmente ese cargo.

Tinelli se encuentra en Bolivia acompañado del dirigente de san Martín de San Juan Jorge Miadosqui, quien estaba a cargo del departamento de selecciones Nacionales hasta la designación del showman televisivo, y ambos, anoche, se mostraban medianamente optimistas en que la sanción no excedería los dos partidos.

Por otra parte, es poco entendible la reacción de Messi durante el final del partido ante Chile en el Monumental, debido a que el crack del Barcelona, que siempre se tapa la boca para cualquier acción, esta vez apareció insultando al menos dos veces una a cada juez de línea, y a cara descubierta y con gestos airados. ¿Qué era lo que pretendía, en verdad? ¿A dónde apuntaba en la realidad?

Lo cierto es que ahora, con esta sanción en ciernes, cambia la perspectiva de la selección argentina en lo que queda de la clasificación mundialista y el optimismo por el tercer puesto alcanzado el jueves, ya parece quedar muy atrás, tal la dinámica del minuto a minuto instalada en el fútbol argentino en los últimos tiempos.

Una cosa es con Messi y otra, sin él. La AFA, la selección argentina, Bauza y los hinchas, comienzan a tomar nota de que lo que viene puede llegar a ser muy duro. De Zúrich depende todo ahora.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Sergio Levinsky