El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza
Rodolfo Braceli
Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Las Torres, Chile, Fuentealba

Para decirlo como se debe: el 11 de setiembre es el Día del Maestro y de la Maestra. Conmemoramos la muerte de Sarmiento. (Qué pena, podría haberse elegido el día de su nacimiento, 15 de febrero de1811). Por ese y otros sucesos el 11 de setiembre se presta para pensarnos.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Otros abortos: Pibes fumigados

Aborto legal o aborto clandestino: ¡esa es la cuestión! A la Ley no lo parará nadie; ya se caen las caretas. Ha muerto otra mujer (32, un hijo de 2 años: perejil, clandestinidad, hospital bonaerense, cementerio.) Mientras tanto ciertos humanos se hacen gárgaras de hipocresía. ¿Nombres? Un tal Abel Albino y un tal Alfredo De Ángeli.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Parteras muuuy eternas

Nunca es tarde para aprender a contar. En otra columna palpité: “Después del 127 vendrá el 128”. Y así es: 1,2,3, 4, 5… y siguieron… 9,10, 11… y siguieron… 81, 82, 83… y siguieron, 102, 103, 104... y siguieron… 126, 127 y ahora ¡128 nacimientos!

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Senadora, mire ¡al Serafino!

Retomo texto que publiqué en Página 12. Un lector me dice: ¿Usted cree que esta Señora va a entender su nota? Mientras resuelvo la pregunta en el desarrollo de esta columna, digo: si ella no entiende esto ¡madremía!, que los dioses se junten para salvar a esta patria.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Fontanarrosa, entregate

Una maldita costumbre argentina: recordamos a nuestros ídolos y próceres por el día de su muerte. A ver, ¿sabe usted cuándo nacieron San Martín, Belgrano, Sarmiento, Fangio, Maradona, Locche? Lo mismo sucede con Roberto Fontanarrosa. Se cumplieron 11 años de su supuesta muerte. Y lo asociamos al Día del Amigo.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Bolivia, campeón mundial

El planeta se va, por derecha, derechito a la mismísima Nada. El viejo neoliberalismo, encarnado en los países del Primer Mundo, está suicidando al planeta entero. Mientras, cantados de risa, nos mofamos de “el indio ese”.