El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza
Jorge Sosa
Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

Los pies

Leí, hace algunos días atrás,  que el medio de transporte más utilizado por el mundo cada día es el ascensor, más que el avión, el micro, el tren, la bicicletas, el caballo y otras movilidades más. Disiento terminantemente con esa encuesta, yo creo que el medio de transporte más utilizado en el mundo son los pies.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

Los tiempos cambian

El título es una perogrullada. Dicen que existió alguna vez un personaje del conocimiento popular llamado Pedro Grullo, encargado de decir verdades tan conocidas que decirlas es hacer una afirmación trivial. Fue Francisco de Quevedo el que uso primero el término perogrullada en su libro “Los sueños”: “Andarase con los pies / volarase con las plumas / serán seis dos veces tres / por muy mal que hagas la suma”.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

Micros

Horas en la parada, no le miento le digo que a veces ha esperado horas. Y allá viene, pero no viene, porque no es el que entra al barrio, y a apoyar de nuevo las asentaderas en el cordón de la vereda que es más duro que chorizo de mármol, y a seguir esperando mientras sus recuerdos le traen el concepto de lucro cesante que no sabe bien qué es, pero que tiene que ver con perder el tiempo sin que nadie se haga cargo de la pérdida.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

Sorprendidos

Estábamos distraídos con el otoño y el invierno aprovechó y se adelantó. Vivíamos días plácidos con temperaturas agradables, confortables, dignas de ser aprovechadas de cuerpo entero. El sol cuyano nos mandaba mensajes cálidos y apenas algunas camperitas superficiales acariciaban nuestros cuerpos y de pronto ¡Pafff!, una cachetada de invierno.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

Hoteles alojamiento

Realmente se están produciendo grandes cambios en nuestro país, los argentinos estamos cambiando rápidamente nuestras costumbres. La crisis que nos agobia ha cercenado la posibilidad de darnos algunos gustos como ocurría en el pasado.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

La gran frustración

Es increíble cómo once personas pueden despertar tanta expectativa, tanta ansiedad, tanta emoción y tanta frustración. El fútbol es el deporte de las masas, el boxeo el de las tortitas. En algo ha evolucionado la humanidad. Porque en la época de los romanos se llenaban estadios, el Coliseo, por ejemplo, para ver muerte, en la actualidad se llenan estadios para ver cómo se maltrata a una pelota. Un cambio hay.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

El remate

El Gobierno nacional está haciendo agua por todos lados, esto es muy beneficioso, ya que el agua es uno de los elementos más codiciados en estos tiempos. Para disminuir, aunque sea un cachito, el déficit nacional, ahora ha decidido vender terrenos que le pertenecen al Estado.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

El arquero

Ya hemos hablado, en notas anteriores, de la importancia de las manos en la vida del tipo y de las características de cada dedo. Si nos metemos en el campo deportivo las manos son protagonistas de una gran cantidad de disciplinas.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

El Mundial

El fútbol comenzó como un juego inocente en 1863 cuando se separaron el fútbol del rugby y se crearon las primeras asociaciones del mundo.  Desde entonces fue ganando terreno hasta convertirse en el deporte más popular.

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

Dinero plástico

Corría el año 1950 (yo no sé por qué corría si no tenía apuro alguno) dos señores bien norteamericanos: Alfred Bloomingdale y Frank Mc Namara se fueron a almorzar porque el ragú los apremiaba (ragú: hambre en lunfardo, lo llamaba ragú  porque les costaba pronunciar la “hache” de hambre).

Imagen:

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com

Jornada tras Jornada

Andaba un día yo algo desahuciado porque se terminaba mi ciclo televisivo del que me había enamorado, caminando por la peatonal como desconcertado, lleno de silencio en medio de los ruidos, cuando me encontré con Roberto Suárez, quien me propuso intervenir en un programa de radio.