RADIO JORNADA Por Sergio Levinsky, desde Moscú Jueves, 12 de Julio de 2018

El incidente que impulsó a Pitana a la final

Quienes forman parte del entorno de Néstor Pitana temieron que aquella jugada en la que Kylian Mbappé se llevó la pelota lejos y los jugadores uruguayos lo fueron a buscar y hubo algún forcejeo, fuera el límite de la carrera del argentino en busca de dirigir la final del Mundial del próximo domingo, pero, al contrario de lo imaginado, eso mismo fue lo que lo potenció

Jueves, 12 de Julio de 2018
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Jueves, 12 de Julio de 2018 | Quienes forman parte del entorno de Néstor Pitana temieron que aquella jugada en la que Kylian Mbappé se llevó la pelota lejos y los jugadores uruguayos lo fueron a buscar y hubo algún forcejeo, fuera el límite de la carrera del argentino en busca de dirigir la final del Mundial del próximo domingo, pero, al contrario de lo imaginado, eso mismo fue lo que lo potenció

Pitana hizo historia en este Mundial porque no sólo estará en la final entre Francia y Croacia en  el estadio Luzhniki de Moscú del domingo, sino que también se dio el lujo de dirigir el partido inaugural entre Rusia y Arabia Saudita en el mismo escenario, completando entonces cinco partidos, que sumados a los cuatro de Brasil 2014 lo transforman en el árbitro argentino que más partidos dirigió en la historia (nueve), y el segundo del mundo detrás del uzbeco Irmatov (once).

Pitana no es el primer árbitro en dirigir el partido inaugural y el final en un Mundial porque ya lo había hecho un compatriota suyo, Horacio Elizondo, en Alemania 2006, cuando dirigió el partido inaugural entre el local y Ecuador, y la recordada final entre Italia y Francia, cuando expulsó a Zinedine Zidane por su cabezazo a Marco Materazzi.

Pitana tampoco es el único árbitro argentino en dirigir en dos Mundiales porque ya lo había hecho Ángel Coerezza en 1970 y 1978, y en éste último estuvo a cargo del partido inaugural en River Plate entre Alemania y Polonia.

Pitana es considerado uno de los árbitros preferidos del titular del Comité de la FIFA, el suizo Massimo Busacca, y competía en una élite de cinco árbitros con el iraní Alireza Faghani, el brasileño Sandro Ricci, el holandés Bjorn Kuipers y el turco Cüneyt Cakir, y aunque los rumores sostenían que Ricci había picado en punta, lo relacionaban con aquel incidente en el partido de cuartos de final entre Francia y Uruguay en Nizhny Novgorod, pero fue al revés.

Justamente Kuipers será el cuarto árbitro de la final, y Faghani fue destinado al partido por el tercer puesto del sábado en San Petersburgo entre Bélgica e Inglaterra.

Pitana ya había estado cerca de dirigir la final en Brasil 2014, pero como la selección argentina pasó el corte de cuartos de final, no pudo seguir avanzando por ser de un país cuya selección llegó a las instancias finales, por lo que su último partido fue de cuartos, en el Maracaná, entre Alemania y Francia.

Ahora, otra vez Francia se le cruza por el camino. Lo dirigió en cuartos ante Uruguay y lo volverá a dirigir en la final, al igual que Elizondo que dirigió a Francia ante Italia en 2006.


Seguí leyendo