El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Roberto Suarez rsuarez@jornadaonline.com.ar Miercoles, 6 de Marzo de 2019

Tiempo de Vendimia

Mendoza está viviendo un nuevo tiempo de Vendimia y siempre hay algo para evocar.

Miercoles, 6 de Marzo de 2019
Diario Jornada El diario gratuito de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram
El tiempo de vendimia es el tiempo de cosecha de la uva, que une además la alegría y tranquilidad del que puede cosechar y la tristeza y dolor del que vio perdido toda su labor por el granizo o la helada. Eso es tradicionalmente. Pero este año hay algunas luces amarillas encendidas alrededor de la madre de las industrias de nuestra provincia.

Hace pocos días el Gobierno logró obtener la ley sobre la iniciativa del gobernador Alfredo Cornejo de crear un fondo anticíclico para respaldar al sector vitivinícola, en crisis por la acumulación del stock en 300 millones de litros de vino, que se suma a la creciente caída del consumo, a un aumento en los costos de producción y a la falta de competitividad frente a otros mercados. La medida será por cuatro años y para el sector vitivinícola es positivo el Fondo Anticíclico.
Así estamos entonces, ante una nueva fiesta de la vendimia que une a los mendocinos con visitantes de todas partes del país y el mundo. Porque la fiesta ha adquirido relevancia a través de los años y se ha consagrado como la más importante de Argentina. Además de encontrarse entre las cinco festividades más grandes del planeta, junto con: la Fiesta del Dragón, en China; el Carnaval de Río de Janeiro, en Brasil; el Carnaval de Venecia, en Italia, y la Fiesta de San Fermín, en Pamplona, España. En el 2011, National Geographic la reconoció como la segunda Fiesta de la cosecha más importante del mundo, luego del Día de Gracias en Estados Unidos. De ahí el interés de tantos visitantes por participar de este fenómeno único, que nos une a todo un pueblo por unos días. Es que la Vendimia conjuga las tradiciones y costumbres de los mendocinos. Todos los años en el inicio del mes de marzo, casi sin interrupciones desde 1936, en la provincia aparece la fiesta del pueblo, la celebración más importante para los mendocinos, ya que es el tributo que el hombre le dedica a su industria principal, la vitivinícola. Pero tiene una historia más profunda, ya que es en el año 1913 cuando Mendoza es elegida sede del II Congreso de la Industria y el Comercio. El evento se clausuró con un desfile de vendimiadores y carrozas alegóricas. De este acontecimiento surgieron las primeras ideas de la fiesta. No obstante, no fue hasta ese 1936 cuando, por iniciativa del gobernador Guillermo G. Cano, se llevó a cabo la primera Fiesta de la Vendimia moderna. Desde ese año, la Fiesta se ha celebrado sin interrupciones
-salvo en sólo dos ocasiones en las que fue suspendida por una epidemia (1956) y por un terremoto que sufrió la provincia (1985)-. De esta forma, es la actual Fiesta Nacional la más antigua, con más vigencia y continuidad en todo el país.
La historia de la Vendimia es muy extensa. Pero siempre que llega nos trae algunas nostalgias. Como la de aquellos innovadores que en 1958 hicieron modificar el festejo con variantes modernas impensadas para la época. Esos maestros de la cultura eran Abelardo Vázquez (Vázquez alcanzó sus mayores logros durante la década del 60. Suya es la idea de utilizar los cerros alrededor del teatro griego), Antonio Di Benedetto, Alberto Rodríguez (h) y Fernando Lorenzo. Cuatro grandes de nuestra historia cultural. Nos vienen también a la memoria  los excelentes espectáculos  que  dirigieron Eduardo Hualpa y Cristóbal Arnold. Y tantos otros que expusieron su talento, como el imborrable sonido de la mágica voz en tantas noches de anfiteatro de Rafael Rodríguez.
También quiero traer el recuerdo  de cuando se hizo la primera fiesta vendimial en el anfiteatro. Con el nombre de Retablo Folklórico Cuyano: “Poemas para jinetes, danzas y coros”, se realizó los días 25 y 30 de marzo. El espectáculo fue dedicado por el gobernador Dr. Carlos Evans al pueblo de Mendoza. Era la primera vez que la Fiesta Central se hacía en el entonces llamado Teatro del Cerro de la Gloria.
Y dos grandes de nuestro patrimonio cultural, Alberto Rodríguez y Armando Tejada Gómez, fueron protagonistas de esa primera fiesta en el anfiteatro. Rodríguez escribió el guión y Tejada Gómez fue el “actor jinete”… Luego Armando se convirtió en nuestro mayor poeta, y se consagró a nivel internacional.

Seguí leyendo en Roberto Suarez