El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Roberto Suarez rsuarez@jornadaonline.com.ar Martes, 26 de Febrero de 2019

Concentración y desigualdad

La riqueza de los multimillonarios del mundo aumentó 900.000 millones de dólares el año pasado, a un ritmo de 2.500 millones de dólares por día, mientras los ingresos de la mitad más pobre de la población del planeta cayó un 11%, reveló el informe anual de la ONG Oxfam Internacional.

Martes, 26 de Febrero de 2019
Diario Jornada El diario gratuito de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram
La concentración de la riqueza se acentuó a tal punto en 2018 en el mundo que 26 multimillonarios poseen más dinero que los 3.800 millones de personas más pobres del planeta, según el informe.

"El abismo que aumenta entre ricos y pobres penaliza la lucha contra la pobreza, perjudica la economía y alimenta la rabia en el mundo", afirmó Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional.
Las cifras de la ONG se basan en datos publicados por la revista Forbes y el banco Crédit Suisse, una metodología cuestionada por algunos economistas.
La mayoría de estos multimillonarios  son estadounidenses, según la lista de Forbes. Los nombres incluyen a Jeff Bezos, de Amazon; Bill Gates, de Microsoft; Warren Buffett, de Berkshire Hathaway, y Mark Zuckerberg, de Facebook, quienes juntos reúnen 357 mil millones de dólares de riqueza.
La riqueza del hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, dueño de Amazon, de 112.000 millones de dólares "equivale al 1% del presupuesto de salud de Etiopía".
De manera general, la riqueza de los multimillonarios del mundo aumentó 900.000 millones de dólares el año pasado, a un ritmo de 2.500 millones de dólares por día, mientras los ingresos de la mitad más pobre de la población del planeta cayó un 11%.
La cantidad de multimillonarios se duplicó desde la crisis financiera de 2008, añade la  ONG, donde constata que "los ricos se benefician no solo de una fortuna en plena expansión, sino, también, de los niveles impositivos menos elevados desde hace décadas".
"Si la tendencia fuese contraria, la mayoría de los Gobiernos tendrían suficientes recursos para financiar los servicios públicos", subrayó Oxfam, que estima que "la riqueza está particularmente infragravada".
Según Oxfam, que estima que los más ricos esconden al fisco 7,6 billones de dólares, en algunos países como Brasil o Reino Unido, "los 10% más pobres pagan impuestos más altos en proporción a sus ingresos que los más ricos".
Desde el inicio del fenómeno denominado globalización la humanidad vivió un cambio. Pasamos de la sociedad industrial a la sociedad de la información, del conocimiento, con rapidez y profundidad desconocidas en anteriores cambios históricos. La revolución tecnológica, incluida la biotecnología, y particularmente, la información, es el factor desencadenante de este proceso histórico.
Con la globalización de la información, de la economía, del comercio y de los movimientos de capital, se abrieron espacios de oportunidad completamente nuevos, que permitieron iniciativas transformadoras de dimensiones extraordinarias, como muestra la incorporación de nuevos países y regiones al desarrollo y los avances científicos en materia de medicina o en la producción alimentaria.
Sin embargo, hasta hoy, los efectos más llamativos de esta era de la globalización, son los lacerantes incrementos de la desigualdad en varias regiones del mundo.
La gran paradoja de este momento histórico, es que nunca antes se habían ofrecido a los seres humanos más posibilidades de luchar contra problemas ancestrales de desigualdad, de hambre, de enfermedad o carencia de educación. Pero las oportunidades están siendo utilizadas para aumentar la distancia no para acortarlas. No para utilizar la globalización en beneficio del progreso humano.

Seguí leyendo en Roberto Suarez