El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Roberto Suarez rsuarez@jornadaonline.com.ar Lunes, 14 de Enero de 2019

Noventa años

Los estadounidenses recuerdan hoy al luchador por los derechos civiles Martin Luther King, quien pronunció el conocido discurso “Tengo un sueño”, en medio de los reiterados comentarios racistas del presidente Donald Trump y su cercanía ideológica con los supremacistas blancos.

Lunes, 14 de Enero de 2019
Diario Jornada El diario gratuito de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram
La celebración oficial es por la fecha de nacimiento del Dr. King, el 15 de enero de 1929, hace 90 años.

Fue en Washington, frente a más de 200 mil personas reunidas en el Monumento a Abraham Lincoln, donde pronunció el que se considera uno de los discursos más importantes de la historia.
“Cien años después”, recordaba King el tiempo trascurrido desde la Proclamación de Emancipación de los esclavos en 1863, “el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material; cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra”.
Más de medio siglo después de sus palabras, dichas el 28 de agosto de 1963, la realidad de los negros en Estados Unidos está lejos de ser un sueño.
Según cifras del Urban Institute de Washington, por cada seis dólares que tienen los blancos, los negros sólo tienen uno.
Las personas con ese color de piel tienen cinco veces más probabilidades de ser arrestadas y las penas que se les aplican son 20 veces superiores, de acuerdo con la Comisión de Sentencias de Estados Unidos. Si bien los afroestadounidenses son el 12% de la población del país, representan el 40% de las personas encarceladas, apunta la Universidad de Stanford, en California.
El prestigioso centro Southern Poverty Law Center (SPLC), que se dedica a monitorear los grupos de odio en Estados Unidos, reconoce un total de 130 organizaciones vinculadas al Ku Klux Klan en el 2016, último año en que están disponibles los datos.
Esa realidad se transformó bien poco durante los ocho años de gobierno del primer presidente negro de la historia norteamericana, Barack Obama. Pero su relevo en la Casa Blanca, el magnate neoyorquino Donald Trump, parece dedicado a llevar la tensión social a un nuevo nivel.
Las dudas sobre las ideas racistas del presidente fueron despejadas muy pronto cuando desató un escándalo internacional al asegurar en privado que Haití, El Salvador y otras naciones africanas eran “países de mierda”.
“Son tiempos duros cuando un presidente no parece entender que África es un continente y no un estado, y se refiere a países como Haití, Nigeria y El Salvador con las palabras que conocimos”, dijo a la prensa Martin Luther King III, hijo del luchador por los derechos civiles y también un activista de esa causa.
Martin Luther King fue abatido con un tiro en la cabeza por un francotirador mientras saludaba a sus seguidores desde el balcón del motel Lorraine, acompañado por sus colaboradores entre los que se encuentra el reverendo Jesse Jackson. King, galardonado con el Premio Nobel de la Paz cuatro años antes por su labor en favor de la igualdad racial y los derechos civiles, tenía 39 años de edad.
Lamentablemente, Estados Unidos está más cerca hoy de una pesadilla que de la nación soñada por un pastor bautista hace 56 años:
“Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad”.


Seguí leyendo en Roberto Suarez