Mendoza,

de
de

 

Roberto Suarez

El Mayor Socio

China es una supereconomía con casi 1.400 millones de habitantes. Su destreza para crecer y posicionarse en el tablero global en medio de una crisis financiera internacional ha hecho que buena parte del mundo mire al gigante asiático como una apuesta segura: superar a Estados Unidos como primera economía mundial es un hecho en desarrollo.

5/12/2017

Su economía ha representado en los últimos años el 30% del Producto Interno Bruto Global y está entre los primeros cinco países que más invierten en otros mercados.

Que el desarrollo de la economía china es estable, sano y constante se basa en que casi todas las cifras acompañaron: las ventas al por menor -termómetro del consumo- y la producción industrial crecieron en lo que va del año un 11% y un 7,6%, respectivamente. La inversión aguantó y las exportaciones han aumentado de media un 15% gracias a la recuperación de los principales socios comerciales del gigante asiático. El número de empleos creados en las zonas urbanas alcanzó los 7,35 millones.

Cifras de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) ya sostienen que China se ha convertido en el mayor socio comercial del continente latinoamericano en lo que va de 2017, lo cual podría conducir a superar a Estados Unidos como principal socio comercial de la región.

Sin dudas que el ascenso de China está cambiando el panorama financiero del planeta. La demanda china de commodities ha afianzado la posición de América Latina como proveedor de materias primas provenientes de países que no le hacen la venia a Occidente.

El país asiático compra petróleo de Venezuela y Ecuador, cobre de Chile, soja de Argentina y mineral de hierro de Brasil. Los préstamos chinos a la región van en aumento. De acuerdo con las cifras más recientes de la Base de Datos de Finanzas China-América Latina, un esfuerzo conjunto entre el tanque de ideas Inter-American Dialogue y la Universidad de Boston, China ha desembolsado casi 100.000 millones de dólares a las economías de América Latina en los últimos diez años.

No es ninguna sorpresa que el dinero chino sea bienvenido en lugares donde los mercados financieros actúan con cautela.

Nuestra región busca en la apertura de China hacia el resto del mundo desde el punto de vista económico el socio principal para incrementar el intercambio comercial en un mundo en el que desde otras capitales se aboga por levantar muros. 

China está invirtiendo significativas cantidades de dinero en Latinoamérica y aumentando sus actividades comerciales en la región, compitiendo así con EEUU por el liderazgo mercantil, que podría obtener para el 2030, según algunos expertos.

Lo concreto es que la China socialista está suelta por el mundo buscando nichos de mercado para su producción masiva, campos de inversión promisoria y fuentes de materias primas. Esa política la explicó Deng con el viejo aforismo chino: “No importa de qué color es el gato, lo que importa es que cace ratones”. Ese es también el credo neoliberal de la economía de la eficacia y la gerencia de la eficiencia. Aunque el control estatal en esa nación sobre los principales rubros es muy notable y lo seguirá siendo, en aras de repartir las ganancias al estilo del socialismo.

 

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Roberto Suarez