Mendoza,

de
de

 

Roberto Suarez

Flagelo

El hambre sigue siendo el principal problema del mundo. En los últimos tres años el número de personas que pasan hambre en el mundo ha pasado de 854 a 1.020 millones. El hambre ha dejado de ser solamente un problema humanitario para pasar a ser un problema político de primer nivel y condición necesaria para la estabilidad mundial.

15/11/2017

La mundialización del hambre aparece como una realidad vinculada no sólo a la pobreza, sino también a otros factores como las guerras, los conflictos sociales, la deuda externa, la concentración de tierras, las prolongadas sequías en determinadas regiones y los desastres naturales.

Las cifras son brutales, crueles, ningún habitante del mundo puede hacerse el distraído, la FAO informó que seis millones de niños mueren de hambre cada año y 17.000 cada día.

La Argentina no está ajena a este drama. En el número anterior escribimos que un tema fundamental para el liderazgo de Macri es el de la pobreza.

El INDEC informó que la pobreza, durante el primer semestre del año alcanzó al 28,6% del total de la población reduciendo su alcance en 1,7 puntos porcentuales respecto al segundo semestre del año pasado y en 3,6 puntos respecto al nivel marcado en el segundo trimestre del 2016.

Sin embargo, ese 28,6% no se distribuye homogéneamente en la población, sino que, por el contrario, se identifica un nivel de vulnerabilidad mayor en los rangos etarios más jóvenes. Entre los chicos de 0 a 14 años, la pobreza afecta al 42,5% del total, mientras que entre los adultos mayores de 65 años, sólo el 6,4% vive bajo condiciones de pobreza. Por su parte, los jóvenes de entre 15 y 29 años que se encuentran por debajo de la línea de pobreza son el 34,6% mientras que la pobreza se reduce al 24,2% entre aquellas personas de 30 a 64 años.

Dujovne recordó que la gestión de Macri quiere que la juzguen por cuánto logre reducir la pobreza.

“No me gusta compararme con lo que hicieron los otros, con el pasado, miro para adelante. Siento que estamos poniendo en práctica un programa que va contribuir a reducir dramáticamente la pobreza en la Argentina”.

El ministro de Hacienda evitó ponerle un número a la cifra de pobreza que la administración de Cambiemos aspira a alcanzar cuando Macri termine su mandato en 2019. “No creo que haya que poner un nombre, pero nuestro norte es ése [bajar la pobreza]. Vamos a tener una cifra mucho más parecida a la de otros países exitosos como lo será la Argentina”, completó.

Este fin de semana la Iglesia Católica, impulsada por el Papa, realiza la Jornada Mundial de los Pobres. “Mueren muchos jóvenes que no salen en los diarios. Los sacerdotes y los laicos palpitan estas realidades de un modo cotidiano. Es fundamental trabajar desde la demanda de los pobres”, sostuvo el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea.

Por todo esto les recomiendo leer una sustanciosa entrevista de nuestra revista Entorno Económico a Abel Albino,  el mendocino que más lucha en el país para terminar con el flagelo de la desnutrición infantil. Una nota imperdible.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Roberto Suarez