Mendoza,

de
de

 

Roberto Suarez

Honrar a Quino

Se inicia el próximo viernes en Mendoza la Feria del Libro 2017, un nuevo encuentro con la literatura y la cultura en general. El gobierno dedica la Feria del Libro al gran artista mendocino y orgullo nacional, Joaquín Lavado, Quino.

26/9/2017

Quino publicó por primera vez “Mafalda” un 29 de septiembre de 1964: fueron casi dos mil tiras aparecidas hasta junio de 1973, cuando el dibujante decidió no continuarlas. Sin embargo, la historieta nunca dejó de reimprimirse ni de ser traducida; es hasta hoy republicada cíclicamente en diarios de distintos países, y lectores de todo el mundo la citan, la copian, la reproducen, la leen.

Acertadamente la feria va a honrar a un mendocino grande de verdad.

Pero además queremos rescatar este momento de acercamiento de los mendocinos a los libros, para destacar la acertada política cultural que desarrolla el actual gobierno a través de la gestión del secretario de Cultura Diego Gareca y su equipo.

Es algo bastante claro que existe una gran relación entre cultura y política: si la cultura es el conjunto de actividades de una sociedad, consideradas globalmente, sabemos que tiene que ver con la política, una vez que representa lo que hace un determinado grupo que mantiene contacto entre sí. Si la política son principios que conducen las relaciones entre los Estados, está ahí la cultura, ya que estas relaciones son actividades realizadas por los ya mencionados grupos sociales. Siendo tal como es, no nos queda ninguna duda de que cultura y política realmente se relacionan mutuamente.

La democracia y la literatura son manifestaciones de la continuidad cultural, que representa la base para una política de libertad y justicia en nuestro país.

La cultura es el conjunto de símbolos, normas, creencias, ideales, costumbres, mitos y rituales que se transmite de generación en generación, otorgando identidad a los miembros de una comunidad y que orienta, guía y da significado a sus distintos quehaceres sociales. La cultura da consistencia a una sociedad en la medida en que en ella se hallan condensadas herencias, imágenes compartidas y experiencias colectivas que dan a la población su sentido de pertenencia, pues es a través de ella que se reconoce a sí misma en lo que le es propio.

Una política cultural democrática hace posible el disfrute de la excelencia artística en todas las comunidades y establece las condiciones sociales y culturales que facilitan, estimulan y garantizan la creación artística e intelectual, sin discriminaciones de carácter político, ideológico, económico y social.

Porque, además, es indispensable rescatar el sentido profundo y humano del desarrollo y que es en el ámbito de la cultura y la educación donde han de encontrarse nuevos modelos sociales y políticos.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Roberto Suarez