Mendoza,

de
de

 

Roberto Suarez

Pato Criollo

“Sos como un pato criollo”, un paso una cagada, hace una cosa mal tras otra, nada le sale bien, vive metiendo la pata, por inexperto o por tonto o por inútil.

12/7/2017

Son algunas de las frases que están en el Diccionario Fraseológico del Habla de los Argentinos, realizado por la Academia Argentina de Letras (AAL), donde se recoge la lengua viva del pueblo, su creatividad, sus ocurrencias, la chispa y el color de nuestra lengua.

En este caso valga para detenernos a pensar en las actitudes no del “pato criollo” sino del Cura Pato, que volvió a defecar verborrágicamente.

Esta vez, el reconocido sacerdote Jorge “Pato” Gómez reabrió la controversia al cuestionar las políticas de educación sexual que se imparten en nuestra provincia, con un fuerte mensaje: “Hay que levantarse en armas”.

Como todos sabemos, durante una homilía en Malargüe, el cura, con un importante historial contra la postura del Gobierno en la materia, se encargó de repudiar lo ocurrido la semana pasada durante un taller de salud sexual y reproductiva de la cartera educativa. El malestar del religioso se debe a una capacitación que realizó el Ministerio de Salud para estudiantes secundarios malarguinos, quienes tuvieron a su alcance, por ejemplo, tips y sugerencias sobre cómo se debe utilizar un preservativo.

Ante esto, el sacerdote estalló en ira y lo dejó en evidencia durante la misa. “Todos los secundarios de nuestras escuelas estuvieron allí, poniéndole a un pene de madera un preservativo. ¿Eso es educación sexual? Eso es una ofensa a Dios. Y tenemos que levantarnos en armas para defender a nuestras familias”, exclamó el padre ‘Pato’.

Años atrás, una de las frases más polémicas y que causaron indignación en buena parte de la sociedad fue cuando espetó: “Violar la fe es 10.000 veces peor que la violación de una hija”. Asimismo, el cura Pato, de la congregación del Verbo Encarnado, se hizo famoso en todo el país cuando censuró a un grupo humorístico durante la Fiesta Nacional del Chivo, ya que los artistas estaban vestido con atuendos religiosos para un representación sobre “educación sexual moderna”.

También se lo recuerda por su opinión en casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes, cuando aseguró que el religioso que viola a un menor “no debe ser juzgado por la ley de los hombres sino por la Iglesia, y puesto en penitencia”.

La polémica que estalló en las últimas horas, tras los talleres de salud reproductiva, se da además en nuestra provincia que todavía no sale del asombro por los casos de abusos sexuales de sus pares del instituto Antonio Próvolo contra chicos sordos. Son más de 25 las denuncias que investiga la Justicia y que tienen tras las rejas no sólo a dos curas y a una monja, sino a personal del establecimiento, quienes deberán esperar ahora el juicio en su contra.

Hay que preguntarse si el padre Pato vive en el siglo XXI? Sus comentarios reflejan una visión doctrinal peligrosa. Sus declaraciones demuelen años de prevención y educación y ponen en peligro muchas vidas humanas.

Ni siquiera tuvo en cuenta que el anterior Papa Benedicto XVI dijo en un libro, difundido en el 2010, que el “uso del condón por parte de algunas personas, como los prostitutos, era un mal menor, debido a que indicaba que estos individuos buscaban una sexualidad moral y responsable y la protección de sus parejas de una infección potencialmente mortal”.  Por primera vez en la historia de la Iglesia, un Papa de Roma admitía el uso del preservativo “en ciertos casos”, especialmente cuando se trate de “reducir el riesgo de infección” por VIH.

Sin dudas que el sacerdote ‘Pato’ Gómez se quedó en el tiempo.

Hoy resultaría conveniente, por no decir indispensable que, olvidándose de viejos fantasmas, arrinconando ancestrales obsesiones, dejara de tirar piedras tanto contra su propia Iglesia, como contra el tejado de la trinchera común.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Roberto Suarez