El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Notas Entorno Entrevista Miercoles, 9 de Mayo de 2018

Carlos Heller: "No son errores sino consecuencias de las políticas del gobierno"

El presidente del Banco Credicoop y del Partido Solidario dialogó con Revista Entorno Económico sobre la situación actual del país, la aparición de Cavallo, las corridas del dolar, la inflación y cómo observa el panorama político para 2019.

¿ Cree que la aparición de Cavallo despierta los fantasmas de un posible corralito?


Que haya aparecido el ex ministro de Economía no tiene mayor importancia, se debe más a promocionar sus libros, ya que ante cada respuesta anteponía que las soluciones las escribió y debían comprarlo y a una auto reinvidicación. Hoy, el corralito es imposible porque a diferencia de esos años, la economía está pesificada, en esa época Cavallo no obtiene más dólares de préstamo y necesitó tomar los depósitos ya que las arcas del banco Central estaban vacias, hoy eso no ocurre  

¿ Que piensa de la primera semana de Mayo y las corridas cambiarias?


Que no son errores sino consecuencias de las políticas elegidas por este gobierno, y estas corridas son lógicas, previsibles y esperables ya que las medidas que han tomado desde el comienzo de la gestión son tendientes a que exista esta fragilidad. Estas políticas exponen al país ante cualquier cambio de las condiciones internacionales y ante las decisiones de los mercados, que actúan en pos de la rentabilidad máxima de sus carteras, y no de las necesidades de quienes habitan la Argentina. El tipo de cambio es una variable demasiado importante como para dejarla en manos de los mercados. Las depreciaciones afectan los precios de muchos bienes que consume la población, ya que los insumos que utilizan, como en el caso de la harina de trigo para fabricar el pan y las pastas, se expresan en dólares en los mercados internacionales. Lo mismo ocurre con los bienes que se importan y con las tarifas de los servicios públicos.

¿Y por qué cree que aumentó tanto el dólar?


La suba del tipo de cambio obedecería a varios factores. Entre los externos, está la suba por encima del 3% de las tasas de interés de largo plazo (bonos a diez años del Tesoro de EE UU), que generó una revalorización del dólar a nivel global y una depreciación del resto de las monedas. En cuanto a los factores internos, se afirmó que la entrada en vigencia del impuesto a las ganancias a no residentes por la operatoria con títulos, habría llevado al desarme de posiciones en Lebac, para evitar el pago del impuesto. Más allá de la multiplicidad de causas, hay una que atraviesa a todas y que vincula el despertar del dólar a las políticas de liberalización y desregulación: entre ellas, la eliminación de los controles de capitales y de la obligación de liquidar dólares de las exportaciones –que en estos momentos del año contribuían a engrosar las arcas del BCRA–, dejando las reservas al arbitrio de los grandes sectores privados. En cambio, el Banco Central hoy incrementa reservas a través de la compra de los dólares que recibe el Tesoro por sus colocaciones de deuda.
Tratando de atenuar los impactos, el BCRA intervino de manera contundente: vendió dólares de sus reservas (unos U$S 3000 millones en la semana), pero dejando que el dólar subiera, con un ojo puesto en recuperar algo de competitividad regional. Y como esto no fue suficiente obligó a los bancos a vender sus dólares y tomó medidas como la modificación de la meta fiscal del 3,2% al 2,7%, lo que significará un ahorro superior a los 3.200 millones de dólares y se destinarán 30.000 millones de pesos menos para infraestructura, algo que no le conviene al país.

El gobierno mantiene lo que a su criterio va a ser la meta de la inflación. ¿Qué pasará, según su experiencia, con este índice?


La realidad dice que debería haber una reducción demasiado fuerte en los próximos meses para llegar a lo que se propusieron, creo que pueden estar cerca ya que con los incrementos y el achatamiento en los sueldos y la perdida de poder adquisitivo de la gente, el consumo seguirá bajando, es que a mi parecer el diagnóstico respecto a como bajar la inflación es incorrecto.

¿Qué panorama espera para 2019?


Por un lado, se profundiza la tensión entre el gobierno y una parte mayoritaria de la sociedad. La ciudadanía comienza a percibir que la revolución de la alegría es, en realidad, un camino hacia la concentración de la felicidad en unos pocos. No es difícil de ver: se trata de un gobierno que concentra los ingresos y que, por lo tanto, también concentra la alegría. La alegría es sólo para las minorías que ganan con este modelo. Por otro lado, esa tensión con la sociedad comienza a manifestarse en las encuestas. Cae la imagen del gobierno y cae la intención de voto de los posibles candidatos oficialistas. Luego, algunos de los miembros pasivos de la coalición de gobierno generan críticas y tensiones. Ahora, a mi me gustaría que se debatan propuestas no quien debería ser el candidato

¿Llegarán más inversiones?


Es que a nuestro país le falta inversión en infraestructura: energía, rutas, un sistema de transporte mejorado, y esto no es llamativo para inversores que solo buscan en países como el nuestro la ganancia en corto plazo, realmente no soy optimista en que lleguen ya que si ofreces que vengan con dólares, los vendan en el mercado local compren lebac y se lleven una gran ganancia sin dejar trabajo ni inversión es complicado

Y sobre las tarifas, la quita de subsidios que opina?

Respecto a los subsidos, que parecen mala palabra en países como Estados Unidos se ayuda a la población o sectores que realmente necesitan tarifas diferenciales, en un época de alta tecnología el gobierno debería tener claro cual es la porción de la población que no puede pagar y protegerlo.
El gradualismo no exisitió, ya que el aumento de la electricidad durante el período 2015 a 2018 en un 1600 por ciento, del gas en un 1000 por ciento, del agua en un 562 en promedio para las tres categorías, del boleto de tren en un 237,5 por ciento en la región metropolitana, y del colectivo en un 233 por ciento en la misma zona,no parecen indicadores de moderación en la aplicación del ajuste. Más bien, bajo el discurso de la gradualidad, parece que han avanzado a toda velocidad. En el mismo período (2015 a 2018) los salarios formales crecieron significativamente por debajo de esos valores. La diferencia entre el volumen de los aumentos de los servicios básicos y los aumentos de los salarios muestra la gran transferencia de ingresos que se produjo desde los consumidores hacia las grandes empresas que brindan estos servicios.

Seguí leyendo en Notas Entorno