Mendoza,

de
de

 

Notas Entorno

Ante los problemas, la vitivinicultura se agranda

La industria del vino, aun con números que no relucen tanto en exportaciones como en consumo interno, no sabe de pausas ni en época de vacas flacas. El presente es uno, pero el negocio mira adelante y da señales incipientes de confiar en los esperados “brotes verdes” que nada tienen que ver con la fenología de los viñedos.

11/10/2017

Miguel Angel Flores Isuani- mfisuani70@gmail.com

Asi, el animo inversor es el mejor termómetro que parece encarar el ultimo cuatrimestre de 2017 en alza. En los siguientes 5 casos, decisiones que mezclan expansión, construcción, innovación tecnológica y hasta la posibilidad de atraer pequeños capitales. Pase y vea.

Familia Bressia apuesta a la tecnología y una mayor capacidad



Walter, mentor y cabeza visible del clan que completan su mujer Marita y sus 4 hijos, fue por un plan diverso que arranca por una nueva nave de barricas para llevar de  150 mil a 350 mil litros la capacidad de guarda. Y continua con una nueva línea de fraccionamiento que integra llenado, encapsulado y etiquetado de las botellas, renovación de etiquetas y hasta una llamativa expendedora de vino al visitante.

Bressia reconoce que la performance exportadora, pese a los desbalances competitivos del vino argentino en el mundo, mejoro de la mano de China, donde ya trabaja con 2 importadores. “Y aunque no repunto sustancialmente el precio promedio, logramos vender entre 20 y 25% mas en volumen tanto en Inglaterra como en Estados Unidos”, detalla el enólogo y bodeguero que en su plan comercial 2017 le dio un espacio importante a Latinoamerica.

De hecho, junto con la entrada a Canada, hizo pie por primera vez en Paraguay. Pero el gigante asiático aparece como un verdadero logro que motiva la capitalización de la bodega familiar. Alli la estrategia es clara: cubrir los distintos segmentos de precio desde Silvestra, la línea que renovo su imagen (u$s 6 FOB la botella), Alto Agrelo (u$s 9) y Bressia Profundo (u$s 15).
A criterio de su mentor, “crecer a mediano plazo con un trabajo continuo para una bodega boutique es un gran avance”.

Aunque la novedad visible para los visitantes a la hora de degustar un Profundo o un Alto Agrelo, los estandartes de la bodega familiar de Lujan, estará en la sala de degustación: allí encontraran un moderno dispenser  de vino por copa. O sea, la posibilidad d raccionar el consumo a gusto de cada uno con solo ingresar una tarjeta en 3 niveles.a partir de los 125 cc. O un poco mas si la elección es acompañar con un tapeo.  

En ese tren, Bressia redondeo una apuesta global de casi medio millón de dólares, Y se enorgullece en admitir que se trato de inversión genuina “para seguir creciendo”.


La nueva bodega de los dueños de Peñaflor


La familia Bemberg puso en manos del estudio Bormida-Yanzon su nuevo proyecto: una bodega estilo boutique en la cotizada Gualtallary. Con apenas 200 mil litros de capacidad de elaboración, la obra ya arranco y se prevé inaugurarla a mediados de 2018.
Rodeada, en principio, por 300 hectareas de Malbec y Cabernet, desde el seno de la compañía preservan celosamente los números del presupuesto. Pero asumen que será el "corazon" operativo del grupo, donde esta planificado concentrar las mejores añadas de los restantes establecimientos de Mendoza y el país, como Trapiche, Navarro Correas, Santa Ana, El Esteco y su bodega de San Juan.

Por ahora se empeñan en mostrarla como “un proyecto privado, de la familia”, pero esta llamada a tener un rol clave en los planes del gigante vitivinícola que ya tiene un ambicioso plan de expansión.. Ademas de couetear con algunas de las mas renombradas bodegas de la Patagonia, ya puso un ojo fuera del país  y tiene a Chile y España en la mira, en parte gracias a los vínculos de algunos de los miembros del clan con esos destinos.


 Balbo, pionera del tapón de cristal  para el mercado de alta gama



En paralelo a su rol de legisladora nacional, la también  enóloga y bodeguera Susana Balbo no descuida las mejoras en los vinos de Dominio del Plata, y ahora con una apuesta inédita para la industria en Mendoza: el tapon de cristal.

Lo hizo con su bivarietal rosado Malbec-Pinot Noir cosecha 2017 de la línea Susana Balbo Signature, ($700 al publico), con tapón  Bohemia Vinolok, importado  por Vinventions (ex Nomacorc). La decisión no es casual, ya que este Signature logro altos puntajes de la critica internacional, y el tapon acompaña el particular diseño de la botella Alienor, hasta ahora importada de Francia pero que empezara a fabricar localmente Verallia (ex Rayen Cura).

Sus hacedores no se quedan con lo estético, que permite personalizar cada diseño desde el color hasta la aplicación de adornos y joyería. Y explican que “aporta una perfecta solución técnica como cierre, ya que al ser vidrio limpio, puro e inerte garantiza una evolución estable en la botella. Además, el bajo impacto de oxígeno mantiene el aroma y la expresión del terroir, y la apertura de la botella es sofisticada y fácil”.

Balbo invirtió mas de  u$s 100.000 en una partida de 60 mil botellas, o 5 mil cajas (“incluye no solo el tapon, sino también la botella, capsula y etiqueta”, aclara), de la cual arranco con una prueba piloto de mil cajas para el mercado argentino. El resto ya tiene destino: Inglaterra, Estados Unidos, Brasil, Canada y Suecia (u$s 24 FOB).

“Estamos conformes con lo técnico, vamos a seguir estudiando su comportamiento en el transporte; sabemos que tiene la estética que le falta a la tapa a rosca, solo esperamos que tenga su performance. Pero con la innovación del tapon de cristal no solo somos la primer bodega en usarlo sino que el Signature se convirtió en el rosado mas caro del país, que aun asi se agota rápidamente lo que muestra la receptividad del consumidor argentino a las nuevas propuestas”, consigno la empresaria.


Inversiones que atraen inversores

Adoptaron otro camino, pero en cualquier caso tienen como meta negocios vinculados a la vitivinicultura. Dos iniciativas marcan la recta final del 2017.
 
Desde plantines hasta hileras: el caso de Finca Propia: Ademas de pertenecer a la familia bodeguera que con Antonio y Manuel Mas fueron punta de lanza en la era de las boutique, con el boom exportador de fines de los 90 en Argentina, Santiago Mas, hijo de Antonio, es un precursor de un nuevo formato: captar el capital de pequeños y hasta micro-inversores en La Arboleda (Tupungato), a unos 7 kilometros de la villa cabecera.
Alli, Finca Propia apunta a algo innovador: la posibilidad de que se pueda invertir en hileras de viñedos de Cabernet Sauvignon, Malbec y Chardonnay, y hasta plantines de vid, una opción a medida de pequeños inversores.

“El proyecto nace como una necesidad que percibíamos en los consumidores al cabo de las degustaciones; muchos dicen “que lindo tener mi finca y poder hacer mi vino”. Asi surgio Finca Propia, dándoles la posibilidad de acceder a un pedacito de terreno, conocer todo el backstage vivir todo lo que se vive en el mundo de la vitivinicultura, y por su puesto elaborar su propio vino de la mano de mi padre, el hacedor, que también administra la finca”, cuenta Mas, respecto de la apuesta que cuenta con 3 alternativas.
 
24 Vides es  el equivalente a 24 cepas o plantas,  que equivalen a unas 12 cajas de vino anuales. La modalidad permite visitas ilimitadas del inversor a la finca, incluso para intervenir de las labores, (poda, raleos, cosecha) y organizar eventos privados de degustación. El vino sale con la firma de su autor, Antonio Mas, y del propietario, que debe aportar $69 mil por única vez, mas el costo de vinificación a abonar cuando se decide fraccionarlo, sin mantenimiento..
Según Santiago “un producto pensado para amantes del vino, que quieren involucrarse pero pensando mas en el disfrute que en otra cosa”.

Sugerido para enófilos con ganas de algo mas esta Hilera. Es a posibilidad de contar con una hilera del viñedo para producir, con los mismos parámetros pero lógicamente otro rendimiento en volumen de vino elaborado. $139.000 la inversión requerida.

Si la intención es contar con hasta 5 hileras, y la posibilidad de que el inversor elija su propia etiqueta ya con un perfil mas comercial, esta Terroir.  Para eso, la inversión por todo concepto es de $250.000. Ideal para expandir un horizonte comercial. “Puede permitir pensar en un acuerdo con un restaurante o en regalos empresariales,” ejemplifica Mas en modo asesor.
Cualquiera sea el caso, el resultado son un Malbec, Chardonnay y Cabernet alta gama, además de un espumante. De acuerdo a las mejores condiciones de la añada, también pueden derivar en blends Malbec-Cabernet a elección del inversor.

Algodón Wine Estate x 2: Fue novedad al combinar el negocio inmobiliario de lujo con viñedos y el golf. Algodón abrió el camino del Real Estate como iman para inversores seducidos por una life-style de esas características, y los buenos resultados hicieron que  se duplicara la apuesta.
AWE  acaba de completar la adquisición de otras 845 hectáreas, con las que supera las 1675 de extensión en Sierra Pintada (San Rafael).

Con la expansión, Algodon suma mas interesados en convertirse en propietarios de una parcela para producir su uva y su vino, con estancia top y practicar su deporte preferido en el lugar. Y lo que es casi un secreto por ahora: extender la explotación vitícola y sumar negocios inmobiliarios y agrícolas complementarios.
"Como parte de nuestra  estrategia de crecimiento, nuestro equipo en Argentina ha estado explorando activos subvalorados que podemos monetizar en conjunción con  una economía argentina en ascenso", dijo Scott Mathis, fundador y CEO de AWE, al confirmarlo como "el primer anuncio de muchas iniciativas que  implementamos".

Mathis reconoce que la decisión se dio en parte gracias al “impulos del cambio económico” evidenciado por el presidente Macri durante el Foro de Inversiones de 2016, y valora el repunte del 44% en las transacciones inmobiliarias de agosto, en parte por el sistema de UVA. Y  que la inversión permitio “capitalizar el rebote del mercado inmobiliario”, además de acceder a nuevas perforaciones para riego disparara la cotización de la hectárea dentro de Algodón.

Algodon Wine Estates se promociona en el mundo como un complejo vitivinícola-gastronomico-inmobiliario de lujo de clase mundial una comunidad de vinos y golf dividido en aproximadamente 400 lotes que van de 0,5 a 7 acres, con 109 lotes de la fase 1 del plan maestro actualmente disponible para la venta y el desarrollo privado, rodeados de viñedos de casi 80 años, frutales y olivares. Muchos disponen de vides y están ubicados  en el campo de golf de 18 hoyos de la finca


Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Notas Entorno