El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Mendoza Vitivinicultura Lunes, 12 de Marzo de 2018

Una cosecha que promete recomponer mercados

Con una producción que se recupera en relación con las del 2016 y 2017, el sector vitivinícola espera un año “mas normal”.

Lunes, 12 de Marzo de 2018

El Instituto Nacional de la Vitivinicultura(INV) dio a conocer el pronóstico para la cosecha 2018. Se estima que se cosecharánde 22 millones a 23 millones dequintales de uva en todo el país, dato que el sector mira con buenos ojos y que representa un incremento de entre 12 a 17% con respecto a la vendimia de 2017, año en que se cosecharon 19,6 millones quintales.

Si bien la cosecha está por debajo de las históricas, cercanas a los 25 millones de quintales, con estas cifras las bodegas esperan recomponer el equilibrio perdido, tanto en stock vínico como en precios, tras los fuertes incrementos registrados en los últimos dos años, por la escasez, que llevaron a la industria a vivir su peor año de la historia en 2017, debido al bajo nivel de consumo interno.

Volviendo a los números, el INV detalla para Mendoza una cosecha de 14.100.000 quintales, San Juan tendría 6.444.000, La Rioja 780.000, Catamarca 128.000, Salta 363.000, Río Negro 55.000 y Neuquén 120.000.

Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, asegura que la vendimia va a ser muy buena y coincide con los datos que da el INV: “Nuestros datos son coincidentes con los que ha arrojado el pronóstico del INV. Desde nuestra Comisión Vitícola hemos trabajado y estamos dentro de los mismos datos, es un índice real. La marcha de la vendimia viene muy bien, las uvas están óptimas y el tiempo viene acompañando.

 

 

Esperamos tener una buena cosecha, en cantidadsuperando en valores a los años anteriores y en calidad. Venimos de dos años de malas cosechas y creo que esto será muy bueno para todo el sector. De este modo, la calidad de las uvas está muy bien, el tiempo viene acompañando con noches frescas, lo que está haciendo que la madurez sea muy completa y buena calidad, sin el calor que hace que se vaya el azúcar arriba y perdamos acidez. Viene muy equilibrada la madurez. "Hay buena sanidad, el hecho de haber hecho los tratamientos a tiempo contra Lobesia nos ha garantizado muy buena salubridad. Va a ser un buen año para todos”, dice Bressia.


Por su parte, Carlos Ianizzotto, director de Fecovita y presidente de Coninagro (Confederación Intercooperativa Agropecuaria), advierte: “El sector cooperativo se encuentra en un piso de incremento interesante, da posibilidad de abastecer bien los mercados y si sigue este nivel de consumo, que es muy bajo, y sin posibilidades de tener niveles interesantes en la exportación, ayudaría a mantener el precio del producto. Si hubiera una cosecha mucho más grande estaríamos en problemas para mantener el precio porque el mercado por ahora no responde”.

Desglosando los números para Mendoza, en la región centro se espera levantar 2.200.000 quintales, en la Norte 1.320.000, en Valle de Uco 2.140.000, en la Sur 1.140.000 y en la Este 7.300.000. “La cosecha viene buena, los parámetros de calidad vienen bien y en volumen hay un poco más que el año pasado. Creemos que va a andar cerca de los 22 millones, confiamos en lo que estimó el INV y en el método de evaluación”, explica Sebastián Lafalla, presidente de la Cámara de Comercio de Tupungato y directivo de la Asociación de Viñateros de Mendoza.

 

 

Los precios
El año pasado parece haber sido el piso del sector, o al menos así lo creen, ya que el consumo de vino cayó a 8,91 millones de hectolitros, el mínimo volumen histórico. Como consecuencia, en 2016 los precios de las uvas subieron de 100% a 150% y otro tanto el año pasado. En un contexto general inflacionario, los vinos ajustaron fuerte sus precios al público: los tetra-brik aumentaron 98% en 2016 y otro 80% en 2017, en tanto que los finos lo hicieron un 65% y 55%. Este año, ya se perfila un año donde va a primar un equilibrio entre la oferta y la demanda y se calculan unos 4 o 5 meses de stock de vino, que es lo que técnicamente tiene que haber para que no haya una sobreoferta. “Prevemos un año duro financieramente, los acuerdos salariales van a hacer que el consumo esté enfriado, y se ve que las pautas económicas del mercado externo no van a variar mucho.Por lo tanto ese nivel de expectativa de la cosecha va a permitir abastecer bien los mercados y mantener el precio del productor”, indica Iannizzotto.

“Manteniendo los 4 o 5 meses de stock, regulado con el acuerdo Mendoza-San Juan, y teniendo una buena perspectiva para lo que va a ser el mosto, este año los precios se van a regular, inclusive la uva se va a pagar a un precio que va a estar por encima entre 10 y 15%. Los productores estamos firmes y es lo que nos están ofreciendo. Si bien va a aumentar el volumen, lo que siempre faltan son los varietales porque lo que mueve la aguja son las uvas comunes, que es donde está el salto del volumen. Lo que está claro es que no se van a aceptar los mismos precios que el año pasado”, explica Lafalla.

"Hay buena sanidad, el hecho de haber hecho los tratamientos a tiempo contra Lobesia nos ha garantizado muy buena salubridad. Va a ser un buen año para todos”, dice Bressia.

Por su parte, Bressia indica que aún es temprano para hablar de precios. “En cuanto a los precios no hay nada definido”, dice. De acuerdo a datos preliminares y tentativos, ya se habla de que en el Valle de Uco el kilo de Malbec se va a estar pagando cerca de 28 pesos, y en el Este alrededor de los 22 y 23 pesos.

Otros precios estimativos que ya se “barajan” son los del Chardonnay para base de champagne va a rondar los 15 pesos, los Cabernet cerca de 25 y Merlot rondará los 21 pesos.

De esta manera, Ianizzotto hace un paréntesis advirtiendo que los precios de las uvas top van por otro carril y dependen más de las negociaciones en particular que hagan los productores con las bodegas. Y agrega: “Si la inflación no se frena y los costos van incidiendo como lo hace el combustible, que antes era entre 3% y 5% y hoy es el 23% en los costos internos de producción, el punto de equilibrio va a estar más abajo, sobre todo en los vinos blancos y blancos escurridos. Creo que a los productores no nos va a dar el precio, y en los tintos vamos a andar derechos, como es el dicho”.

Los stocks en equilibrio fino Los datos del Instituto de Vitivinicultura a comienzos de 2018 señalan que el stock de vino blanco al fin de mayo de este año será de aproximadamente 5,5 meses, es decir que al momento de liberar los vinos de la cosecha 2018 contaremos con un stock de la cosecha anterior de poco más de cinco meses de despacho, lo que traducido en litros significaría unos 160 millones, mientras que el vino tinto señala 7 meses de existencias, o lo que es lo mismo, 400 millones de litros.

"Lo que está claro es que no se van a aceptar los mismos precios que el año pasado”, explica Lafalla.

Son aproximadamente seis los meses de reserva de vino con los que contaría la vitivinicultura argentina al cierre del ciclo productivo 2017/2018. Esta es una cantidad adecuada y suficiente para atender la demanda y cualquier vicisitud externa que se presente. Esos datos también muestran que la cosecha 2018 no debería agregar “nuevos meses” de existencias puesto que aumentar el nivel de stock desequilibraría el mercado, generando una sobreoferta y por lo tanto presionando los precios de uvas y sobre todo de vinos de traslado a la baja.

 

 

 

Exportaciones en la mira

El Observatorio Vitivinícola, dependiente de Coviar, advierte que “si bien la caída global en producciónabre una oportunidad para los vinos argentinos en el mundo, hay que ser cautelosos en los pronósticos ya que la competencia es muy exigente y
hay un cierto reaseguro de stocks. La temporalidad juega también un rol importante ya que en un par de meses se tendrán noticias de las cosechas 2018 del Hemisferio Norte.

Los números presentados a finales de enero por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) son elocuentes: durante el año pasado, el volumen exportado pasó de 207,1 millones de litros a 192 millones, una baja del 7,3%. La exportación de vino blanco cayó 9,1% y la de color 7%, mientras que el mosto concentrado sufrió un derrumbe particularmente violento del 40,8% hasta
61,6 millones de litros.

Si bien la devaluación ha mejorado el panorama exportador, los costos de producción vuelven a acotar el margen, pero al haber más vino ya aseguran que se podrá destinar más a mosto.

 

 

Las bodegas buscan también mejorar su competitividad externa. Si bien la devaluación mejoró la ecuación, el posterior ajuste de precios de insumos compensó en parte esa mejora. Pero al haber más vino, se podrá destinar más a mostos y recuperar parte de su exportación, con mejores precios que en 2017 .

Asimismo, el sector está reclamando al gobierno que le dé tres puntos más en el reintegro de las exportaciones, del 6 hasta el 9%, lo que va a representar, según estiman, un incremento del 10% en las ventas al exterior para 2018. “Esos tres puntos significan u$s30 millones para el Estado, pero podría generar exportaciones por unos u$s 100 millones adicionales, por lo cual volvería al Estado de otra forma”, destaca Ángel Leotta, presidente de la Corporación Vitivinícola (Coviar).

Por otro lado, no hay que olvidar que el principal objetivo para los vinos argentinos sigue siendo por lejos el propio mercado interno y por lo tanto el crecimiento mínimo en ese mercado tiene un efecto en toda la cadena. La venta de vino en el mercado interno cayó 5% entre 2017 y 2016. Por ello en 2018, con estabilidad de precios tanto a nivel macro (reducción de la inflación y una mejora del tipo de cambio real) y estabilidad micro, es decir, precios de uvas y vinos razonables, es de esperar que los vinos y jugos concentrados de Argentina sean competitivos en precios y la caída, al menos, se detenga.

Últimas cosechas

Tras haber experimentado, durante 2016 y 2017, las peores cosechas de los últimos 50 años, el 2018 repunta con una cosecha más cercana a lo “normal”.

Cifras en quintales

2018: 22.000.000*
2017: 19.652.055
2016: 17.584.178
2015: 24.155.712
2014:26.351.087
2013:28.717.487
2012:22.442.198
2011:28.902.962
2010:26.196.906
2009: 21.815.672
2008: 28.216.965
2007: 30.925.094