Diario Mendoza

de de

Mendoza

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com Martes, 26 de Marzo de 2019

Colectivos

Muchos se despiden de su familia con la frase "Ojalá nos volvamos a ver", asegura sarcasticamente el columnista.

Martes, 26 de Marzo de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram


Flor de despelote armaron con la MendoTran. Uno entiende que las modificaciones tienen un fundamento y tal vez con el tiempo uno aprecie esas modificaciones. Pero mientras tanto todavía hay gente más confundida que trompetista soplando una guitarra. Es más, hace de un mes que algunos mendocinos están dando vuelta porque no encuentran su casa.

La gente pregunta y encuentra dos tipos de respuesta: la encogida de hombros como diciendo "no tengo la menor idea" y la explicación de recorridos y números de micros que  los desconcierta aún más.

Hay gente que  sale de su casa con incertidumbre en su rostro porque bien no sabe a dónde va a terminar el recorrido de su día. Muchos se despiden de su familia con la frase "Ojalá nos volvamos a ver".

Ha sido un golpe para la organizada desorganización de nuestro transporte público de pasajeros y seguramente seguiremos padeciendo las consecuencias durante un buen tiempo.

Los del Gobierno, ante el advenimiento de las elecciones esperan para agosto que todos salgan, que todos transiten y que todos vuelvan. Que no haya más cambio de domicilio a la fuerza.

El llamado colectivo tiene otras formas de ser nombrado, micro, bus, ómnibus, y bondi que debe ser una derivación directa de bondiola.
 
Dicen los argentinos que se creen inventores del dulce de leche que el colectivo también es un invento argentino, como el taxi y como consecuencia de él. Esto sucedió en Buenos Aires, a finales de la década de 1930, cuando algunos propietarios de taxis decidieron establecer un servicio con recorridos preestablecidos y paradas fijas. En definitiva el origen del colectivo argentino fue un taxi sin reloj que ocupaba todos los asientos y realizaba el mismo recorrido, en un vehículo adaptado para tal fin. El sistema de colectivos y su cultura se mantienen hasta el día de hoy.
 
Pero hay otro colectivo: un grupo de personas que tienen en común una actividad, una afición o un objetivo determinado. Se juntan para tratar de solucionar problemas, para hacer propuesta, para protestar, en general para estar mejor de lo que se encuentran y mejorar el entorno de una manera significativa.

Hay colectivos en defensa de la mujer, en defensa del medio ambiente, para perfeccionarse en artes y profesiones, para protestar por algunos atropellos comunes en la vida moderna.

Hay colectivo de mujeres, de hombres, de jóvenes, de ancianos, de profesionales, de empresarios. Difícil no pertenecer a alguno de ellos. Hay gente que se siente muy frustrada por no pertenecer a colectivo alguno. "¿Cómo que no estoy adentro de un colectivo? Con razón la vida me resultaba tediosa".
 
Es bueno que la gente se junte a intercambiar ideas, o a compartir alguna, aun cuando no se pongan de acuerdo, es bueno el intentarlo. Porque se trata de mejorar algo con el esfuerzo de todos y esto significa un crecimiento individual, del grupo y del país, si me permiten ser generoso.

Juntarse. Hay una nube gris en el horizonte y es muy probable que se aleje si todos soplan para el mismo lado.
Abundan los colectivos, esperemos que al gobierno no se le ocurra hacer con ellos otro MendoTran porque se armaría un lío de considerables proporciones.

Seguí leyendo en Jorge Sosa