Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com Jueves, 7 de Marzo de 2019

Las frutas

La manzana es fundamental, porque está ligada a los avatares de la tentación. Viene de aquellos tiempos de Adán y Eva. Si Adán y Eva se hubieran comido dos manzanas en vez de una, todos hubiésemos nacidos con pecado original y duplicado.

Jueves, 7 de Marzo de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Jueves, 7 de Marzo de 2019 | La manzana es fundamental, porque está ligada a los avatares de la tentación. Viene de aquellos tiempos de Adán y Eva. Si Adán y Eva se hubieran comido dos manzanas en vez de una, todos hubiésemos nacidos con pecado original y duplicado.

Pero no fue una realidad comprobable, la Biblia no habla de una manzana sino de un fruto prohibido, fueron los pintores del Renacimiento los que le dieron forma a ese fruto de Manzana.

Pero la Manzana ha tenido trascendencia en la historia de la humanidad. Nos acordamos de Guillermo Tell, el héroe de los suizos, que arriesgó a su hijo poniéndole una manzana en la cabeza para atravesarla de un flechazo, según la leyenda. Newton tuvo la revelación de la Ley de la Gravedad cuando, estando descansando debajo de un árbol, se le cayó una manzana en la cabeza.
Los melones y la sandía tienen que ver con la cabeza. Por su forma fundamentalmente, la redondez les da cabida a las menciones. Un tipo con cabeza exuberante, de esos que no tienen caspa, tienen pororó, seguramente será observado por su melón, o por su sandía. Aunque el melón hace mención también de las propiedades intelectuales porque un melonudo es alguien de pensamiento profundo.
También el zapallo se lo asocia con la dimensión de la cabeza. Hay gene que tiene el zapallo tan grande que en toda su vida tuvieron dos piojos y jamás se conocieron.
La banana, por su forma tiene connotaciones sexuales en las cuales no me voy a extender porque puede haber adultos leyendo esta nota. Hace tiempo se ligó a la banana con el status del tipo, si era un tipo de la clase alta, que hacía ostentación de ello, era un tipo banana.
El durazno hace mención de las incapacidades intelectuales que suelen poblar las mentes de algunas personas. El hecho  de decir “es un durazno” significa que el vago es lento de entendedera, le cuesta interpretar las cosas. El durazno ligado con lo “duro” del entendimiento.
La piña tiene dos acepciones. Una es la fruta del Ananas comosus, o ananá directamente, o matzatli en idioma náhuatl, dulce y fragante muy apreciada en gastronomíam y la piña con la que operan los boxeadores o cualquiera que pretenda arruinarle la cara a otro. También implica cierto desinterés económico cuando  uno la llama “plata – no”.
La naranja tiene buena fama y está ligada al amor, por eso uno dice de la persona que le sostiene los días es mi media naranja. En cambio la mandarina sirve para descalificar, cuando uno dice “buena mandarina es ese” está diciendo que el señalado no es un buen tipo que digamos.
La frutilla es esencialmente apreciada para darle notoriedad a algo que ha ocurrido, entonces se dice “fue la frutilla del postre”.
El limón por su agriedad también tiene su sentido crítico, “es un limón” decimos cuando queremos decir que alguien tiene un carácter de choco.
Las ciruelas perdieron vigencia porque antes se decía ante un profesor que hiciera gala de su profesión: es un maestro ciruela, aunque también le cabía aquellos que hacían ostentación de sus conocimientos aunque no fueran maestros.
El coco también hace mención a la cabeza y las guindas a una parte de nuestra anatomía que no me atrevo a nombrar. En cambio la pera no se calienta por nada, no se apresura, ella espera nomás.
Así es, las frutas tienen mucha implicancia en nuestro decir cotidiano, aunque, si hablamos de fruta nos vendría muy bien a los argentinos tener al menos un mango.





Seguí leyendo