El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com Jueves, 28 de Junio de 2018

El remate

El Gobierno nacional está haciendo agua por todos lados, esto es muy beneficioso, ya que el agua es uno de los elementos más codiciados en estos tiempos. Para disminuir, aunque sea un cachito, el déficit nacional, ahora ha decidido vender terrenos que le pertenecen al Estado.

Hay como 70.000 bienes del Estado que pueden ser ofrecidos y la posibilidad de recaudar 11.000 millones de pesos que es la tercera parte de lo que nos ha de prestar el Fondo Monetario Internacional.
Caerán en esta gran feria de los terrenos, muchos que están ubicados en Mendoza, algunos en zonas pobladas y otros en lugares a campo abierto, como por ejemplo La Remonta en el Valle de Uco, un lugar apetecidos por los grandes terratenientes.
No es mala la idea. Podríamos extenderla a otros sititos afamados de la República que seguramente concitarían la atención de propios y ajenos.
Pongamos nombres: Las Cataratas del Iguazú, por ejemplo. Sería una subida en vez de una caída. Es una de las siete maravillas del mundo  moderno y seguramente encontraría interesados en el mundo entero. Con las Cataratas solamente recaudaríamos un dinero suficiente como para pagar la deuda externa de nosotros y del Paraguay y Brasil también, que tienen intereses en la zona. Claro que para ir a visitarlas los argentinos deberíamos pagar una suma de dinero importante que es lo mismo que tendríamos que desembolsar si quisiéramos ir hacia ellas ahora.
La Quebrada de Humahuaca es otro de los puntos que podría ser incorporados a la oferta. Es un lugar lleno de atractivos y tiene componentes culturales muy aptos para que a la oferta de territorio se le sume el componente antropológico que eleve la base de cualquier oferta. A cualquier empresario le gustaría contar con un territorio donde se realizan uno de los carnavales pintorescos del mundo. Se lo podría incluir a Jaime Torres como yapa.
Vamos para el sur; los lagos de la Patagonia valen una fortuna y apenas se los ponga en venta van a llover ofertas multimillonarias. Tiene espejos de agua por todos lados, incluyendo el Nahuel Huapi que tiene como aditamento al Nahuelito,  monstruo que todavía tiene que descubrirse pero, bueno, algún día puede darse. Podría ser una buena oferta los lagos del sur más teniendo en cuenta que en parte ya han sido vendidos.
Tierra del Fuego sería una buena propuesta, porque tiene sus lugares muy interesantes y además ya está separada del continente, no habría que hacer trabajo alguno, al respecto.  
Podríamos agregarle el Aconcagua con todo lo que eso significa. Conocido en el mundo entero, es una de las grandes atracciones de nuestro país y además quién no querría tener el pico más grande de América. Aparte nos ahorraríamos tener que ir a rescatar a los andinistas inexpertos que se quedan a mitad de camino.
Así también podríamos vender el obelisco que sólo sirve para señalar cual es la parte de arriba de Buenos Aires y para festejar campeonatos de fútbol. También el zapatito de Capilla del Monte, que no tiene mucho atractivo pero a la gente le gusta y se saca fotos al lado de él como si estuvieran frente a la Sagrada Familia de Barcelona.
Son muchos los lugares que podemos ofrecer para juntar unos mangos. Eso sí, al lado de la bandera argentina pongan una bandera colorada, porque vamos a entrar en época de remate.

Seguí leyendo en Jorge Sosa