El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com Jueves, 19 de Abril de 2018

La bici

Hoy es el día internacional de la bicicleta y vamos a ser, con este monólogo, coherente con el día.

Jueves, 19 de Abril de 2018

Los vehículos generalmente andan en cuatro o más ruedas, de dos ruedas contamos con el monopatín, muy poco usado por los pibes de este tiempo, y la bicicleta, cada vez más utilizada. Es conocida, y usada, en todo el mundo y recibe diversos nombres: en nuestro país “bici” es el más usado, “cicla o ciclo” en Colombia; “Chiva” en Cuba, “Ticla” en Perú, en México “cleta o baika o birula” y en Chile “Cleta o bici”.
Como podrán notar se la conoce en todo el mundo y su uso no ha decaído con el tiempo,  al contrario, por diversas circunstancias que los hombres hemos ¿construido? en este mundo, cada día son más los que le ponen su poto a ese asiento que parece encajar en cualquier poto que se le anime.
Pero como quiera que se la nombre, el sistema de propulsión es el mismo: un vehículo de gestión humana, es decir impulsada por el propio viajero, o uno de los dos viajeros si el vago lleva a alguien en el caño, accionando con el esfuerzo de sus propias piernas. O sea tracción a sangre, cosa que no hace falta cambiar, por lo menos yo no he visto en ninguna estación de servicio un surtidor de sangre O RH positivo, Infinia.
Su apariencia no ha cambiado mucho con los años, desde el primer modelo creado al barón alemán Karl Drais allá por 1885. Aquel aparato primitivo no tenía transmisión a cadena como los actuales y se impulsaba apoyando los pies alternativamente en el suelo, o sea que era como caminar sentado.
En la actualidad hay más de mil millones de bicicletas en el mundo, utilizadas tanto como medio de transporte, como vehículo de carga, o como instrumento de ocio.
Su uso está generalizado en la mayor parte de Europa, y llega a ser, en estados como Suiza, Alemania, Países Bajos, Bélgica, algunas zonas de Polonia y los países escandinavos, uno de los principales medios de transporte. En Asia, especialmente en China y la India, es el principal medio de locomoción, y si los Chinos la usan por algo será.
Últimamente han crecido las bicisendas en nuestra ciudad, algunas frustradas como la de la Juan B. Justo pero otras muy utilizadas y de manera creciente. Es fenomenal andar con libre albedrío por los lugares que habitamos con ese vientito querendón que nos ataca de frente y sin tener que buscar lugar para estacionarlas.
Hay fanáticos de ellas, se enamoran e intentan ejercicios decididamente difíciles con sus bicis. Se los puede ver en la Plaza Independencia frente a la avenida Mitre sur todos los fines de semana.
Hay muchas menciones dentro de nuestro léxico cotidiano que hacen mención a la bicicleta: “Me hicieron la bicicleta” dice el vago cuando ha sido víctima de algún desfalco; “Se me salió la cadena” decimos cuando la paciencia se fue a dar un paseo por el parque y nosotros actuamos como energúmenos con garras.
Tiene mucho que ver con la niñez, uno aprende a andar en bicicleta cuando pibes, es el sueño de mucho, el deleite de muchos, y la que nos procura las primeras cicatrices en las rodillas. Además ellos disfrutan de un ídolo signado por la bicicleta “Piñón Fijo”
Tal vez en un futuro no muy lejano veamos pasar a señores funcionarios de traje y corbata impecable pedaleando por el centro con el portafolios en el portaequipaje de atrás. Tal vez, dentro de algunos años. Por ahora es estéticamente improcedente.
Sería bueno, porque eso ayudaría a eliminar la mugre de las ciudades, el invisible pero nocivo smog, ya que es el medio de transporte más sano, ecológico, sostenible y económico, válido para trasladarse tanto por ciudad como por zonas rurales.
Dele, anímese, empiece a pedalear. Haga como los políticos: empiece a pensar con los pies.