El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com Jueves, 4 de Enero de 2018

Enero

¿Y? ¿Cómo se siente? ¿Cambió algo para usted? ¿Tiene más pelo o menos pelo? No dudo de que dos kilos de más al menos tiene, porque con lo lastrado entre Navidad y año nuevo ese es el aumento mínimo permitido por argentino.

Pero ¿en lo demás? ¿Qué cambios experimentó? A ver repasemos, la suegra es la misma, por lo menos yo la vi brindando con ella con los dientes apretados en la noche de año nuevo. El jefe es el mismo, aunque no esté, aunque ya se haya pirado de vacaciones, porque el escalafón debe respetarse, si en los naufragios es primero los niños y las mujeres, en las vacaciones es primero los jefes y los directores.

Los impuestos no son los mismos porque algún cambio en contra de nos pueden haber experimentado en los próximos pasados días, pero estamos tan acostumbrados a esta costumbre argentina que es como si nada hubiese cambiado. Recordemos una multa es un pago que debemos hacer por algo que cometimos, un impuesto es un pago que debemos hacer por algo que no hemos cometido.

Las deudas son las mismas porque no creo que papa Noel se haya hecho cargo de ellas. Los despelotes familiares son los mismos, eso sí, no se engañe, ya pudo comprobarlo en las fiestas, todos llegan con caras de felicidades, y que tengan un buen año, y ventura y felicidad, pero después del quinto champagne vuelven los rencores y vos te cortás solo y no fuiste capaz de ayudarme y a tu garantía tuve que pagarla yo, y tu mujer es más chismosa que mi mujer que ya es mucho decir. Por lo tanto en este rubro el cambio no se nota.

 Es probable que tenga algo nuevo que le pertenece. Lo que estaba bajo una tarjetita con su nombre al pie del arbolito de Navidad, pero no creo que le cambie la vida un par de pantuflas nuevas, o una corbata, o un perfume de marca pero trucho.

Entonces ¿dónde está ese asunto de año nuevo vida nueva? Las células, deben ser las mismas, tal vez un aumento deseablemente leve en el ácido úrico y el colesterol, pero ningún cambio que sea notable.

El cambio está en la esperanza, amiga, amigo, en eso intangible y maravilloso que nos ocurre de vez en cuando y nos hace creer que todo es posible, es más que nosotros mismos somos posibles. ¿Qué es la esperanza, dirá usted? La esperanza es creer confiar, plenamente, en que habrá, allá adelante un día mejor que este. Si todos los días por venir fuera iguales al día que ya conocemos no sé si tendría incentivo la vida.

Es un tiempo nuevo una especie de nuevo medicamento para encarar con buena salud lo que se viene, pero este medicamento viene sin prospecto, al prospecto lo vamos haciendo día por día y cada uno de nosotros. Pero existe la posibilidad, grande si la medimos en aspiraciones, de que nos sintamos verdaderamente bien

Creer que allá adelante habrá un día mejor que este, el calendario le está dando 365 posibilidades de encontrarlo, bueno, ahora 362, son muchas, le deseo entrañablemente que usted lo encuentre.

 

Seguí leyendo en Jorge Sosa