El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Jorge Bossio jbossio@gmail.com Miercoles, 22 de Agosto de 2018

La valkiria y el hijo de Hitler

Si hay un personaje en la historia sobre el que giraron y lo siguen haciendo, cientos de fantasmas y leyendas, ese fue Adolf Hitler. Pero, sin duda, una de las versiones más desconocidas, pero esta vez con algunas certezas, es el posible nacimiento de un hijo a través de una aristocrática inglesa.

Si vamos a relatar las quimeras que sobre el fundador del nazismo se han escrito, podemos hacer de este relato, una columna interminable. Desde sus orígenes, la relación con su sobrina, su muerte y no muerte, su vida posterior en Argentina y en el resto de Sudamérica, y muchas más fábulas se relacionaron con su vida.

Pero así como hubo ingleses que fueron simpatizantes de su causa, como lo fueron parte de la familia del actual rey consorte de Inglaterra, hubo otros que tuvieron un protagonismo mucho más cercano y con ramificaciones más novelescas.
Fue el caso de Unity Mitford, nacida en Londres en 1914 y una de las famosas hermanas, hijas del segundo Barón de Redesdale y prima de Clementina Hozier, la esposa de Winston Churchill.
Unity, junto con su hermana Diana, se hicieron muy seguidoras del fascismo, en clara oposición con varios miembros de su familia. En 1933 ambas viajaron al Congreso Nacional del Partido Nazi en Nüremberg.
Allí ellas se convirtieron en fieles seguidoras del Fürer y Unity se obsesionó con él. Seguidora del Nacional Socialismo, realizó muchos viajes a Alemania y tenía encuentros con Hitler en Múnich.
Existen informes del Servicio de Inteligencia británico del año 1936 que afirman que visitó en muchas ocasiones a Hitler y que ella era "más Nazi que los Nazis". Según declaraciones de algunos familiares de Unity, fue amante de Hitler y no sólo de él, también estuvo con otros nazis, Heinrich Himmler, Herman Goering y Joseph Goebbels.
Cuando en el título hablamos de valkiria, no es una referencia a su inclinación germanófila, sino que hace mención a su segundo nombre: Valkyrie, que proviene de la amistad que su abuelo mantuvo con el compositor alemán Richard Wagner. Vemos que desde la semilla, el universo detectaba su tendencia hacia lo alemán y puesto en sus tiempos, a su inclinación por Adolf Hitler.
De acuerdo a la mitología nórdica, las valkirias recogían a los más valientes caídos en la batalla para llevarlos al Valhalla, donde Odín los instalaba en el famoso salón de 540 puertas del Vingölf, a fin de que les ayudaran cuando llegara el Ragnarök, el fin de los tiempos.
A los 20 años ya se había involucrado en el círculo íntimo del dictador alemán y ya conocía al mismísimo Fürer. Se instaló en un piso requisado a un matrimonio judío, redecorándolo mientras ellos estaban aún recogiendo sus cosas. El infame Julius Streicher la dejaba hablar en sus mítines y escribir en su periódico antisemita y para hacer más novelesca la historia, la misma Eva Braun le tenía celos.
De ahí en adelante, son muchas las historias que se trazan en su vida. Desde haber perdido su virginidad en una mesa de billar con su cuñado, hasta orgías con escuadras completas de las Wehrmatch.
Unity finalmente se pegó un tiro en la cabeza con una Walther de pequeño calibre, el 3 de septiembre de 1939 en el Englischer Garten de la capital bávara al enterarse de que Gran Bretaña le había declarado la guerra a Alemania. Por orden de Hitler fue trasladada a su patria.
Acá las fechas y la leyenda se mezclan y se amplían, incluso hacia su hermana Diana, también fanática de Hitler, y luego casada con Oswald Mosley. En abril de 1940, nació (así fue anotado) su hijo Max, ex presidente de la Federación Internacional de Automovilismo que tuvo que dejar su cargo por sus inclinaciones nazistas que él nunca negó. Las preguntas giran si realmente fue hijo de Diana o si ella adoptó el hijo de su hermana que, aseguran, había quedado embarazada de Hitler. ¿Mitos, supersticiones, fantasías?
A muchos grandes hombres de la historia se les adjudicaron hijos no reconocidos y no sería de extrañar, que a uno de los peores le pasara lo mismo. Claro que en el medio de tantas valkirias, que quede un legado nefasto suelto por el mundo, es preocupante. La mala semilla, que le dicen.









Seguí leyendo en Jorge Bossio