Mendoza,

de
de

 

Jorge Bossio

Ciudades iluminadas y el mundo a oscuras

El abuso del uso de nuevas tecnologías de iluminación que buscan ahorro, en realidad han producido un efecto rebote generando mayor conumo.

18/12/2017

Podemos observar la Tierra desde el espacio, conducir por una ruta iluminada o caminar por las grandes ciudades, para disfrutar de una iluminación “a giorno”. Pero esto que nos encanta, no siempre es positivo, en realidad, es muy perjudicial para todos.

La Tierra brilla más que nunca y, aunque pueda parecerlo, no es una buena noticia. Se debe al crecimiento de la contaminación lumínica que, desde 2012 aumenta un 2,2% anualmente. Así lo recoge el estudio de un grupo de investigadores europeos y estadounidenses que han utilizado las imágenes del satélite Suomi para medir la cantidad de luz artificial emitida desde la Tierra en estos últimos cinco años.

Según el informe, la polución lumínica se ha disparado. El motivo: la mala utilización de las bombillas LED. Esta tecnología, pese a la revolución que ha supuesto por ser más eficiente y barata, está provocando un efecto rebote.

El informe pone como ejemplo países que, para sustituir una bombilla de sodio que ilumina la calle, han colocado tres LEDS en su lugar sin ningún tipo de regulación ni medición de su intensidad. El efecto rebote y el aumento del consumo de energía en lugar de su ahorro, nos ha llevado a esta situación.

El aumento de la población mundial y por ende, del consumo eléctrico, ha contribuido al cóctel de ingredientes necesarios para que se dispare la contaminación lumínica. Las consecuencias no pasan solo por unas noches más iluminadas que nos impidan ver las estrellas. La polución tiene efectos negativos en el medio ambiente, en las especies animales y en las personas.

Los investigadores proponen llevar un control de emisiones de luz como se hace con las de CO2 y desarrollar políticas de alumbrado inteligente. Por ejemplo, en lugar de iluminar una calle con cinco bombillas deslumbrantes, que consumen mayor energía, utilizar siete de luz tenue y poco espaciadas.

Veamos los efectos que tiene sobre nuestro ritmo biológico porque nuestro organismo está preparado para estar activo durante el día y para dormir de noche, cuando no hay luz. El exceso de iluminación afecta nuestro reloj biológico, que es el que organiza las funciones fisiológicas de nuestro organismo.

Si ese ese reloj biológico se altera se produce una cronodisrupción, es decir, se altera el orden temporal de nuestro cuerpo, lo que está asociado a enfermedades, como algunos tipos de cáncer, alteraciones del sueño, etc.

Por lo tanto, esos cambios, afectan a la biodiversidad y las especies, que durante años han estado adaptadas a un patrón regular de luz-oscuridad y ahora se están viendo afectadas por estos cambios en mayor o menor medida.

Cualquier luz que se escapa fuera de la zona que necesita ser iluminada es energía lumínica desaprovechada y tiene efectos adversos sobre el medio ambiente. La luz que contamina produce un resplandor ya que ilumina las partículas de polvo o agua, en el aire suspendido. Una manera de identificar contaminación lumínica, aparte de la imposibilidad de ver las estrellas, es que la base de las nubes se ve iluminada.

Una iluminación indiscriminada de las playas supone una agresión para la vida marina; entre otros, la luz artificial altera los ciclos de ascenso y descenso del plancton marino (base de la cadena alimenticia). El deslumbramiento y desorientación en aves es otro de los efectos de la luz artificial. Algunas especies pierden el rumbo y otras salen a procurarse alimento más tarde de lo habitual y terminan con el estómago vacío. ??

Cuando en el título mencionábamos lo de “ciudades iluminadas y el mundo a oscuras” nos referimos a la gravedad que representa la contaminación lumínica. Como otras ofensas que le hacemos al medio ambiente, ésta se disimula por la “belleza” de las “luces de neón”, por las luminarias, por lo deslumbrante de las ciudades, sin notar el daño irreversible que cometemos. Y nuestro entendimiento, como la naturaleza, se pone a oscuras y nos afecta hacia el futuro.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Jorge Bossio