Internacional Reyes de la Evasión Miercoles, 30 de Enero de 2019

Máxima Zorreguieta acusada de fraude fiscal en Argentina

La reina de Holanda y su marido quedaron expuestos por la compra de unos campos en Río Negro.

Miercoles, 30 de Enero de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Miercoles, 30 de Enero de 2019 | La reina de Holanda y su marido quedaron expuestos por la compra de unos campos en Río Negro.

La Reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, fue acusada por delito fiscal en nuestro país. El partido socialdemócrata de ese país pidió explicaciones sobre este supuesto fraude cometido por la reina en nuestro país, su tierra natal.

“Máxima es propietaria de tres fracciones de tierra rural en Río Negro, cuyas mejoras no declaró ante la provincia y, en consecuencia, evade el pago de los impuestos correspondientes”, indicaron.

La información fue dada a conocer en el portal "El cohete a la Luna", plataforma fundada en 2017 por el periodista Horacio Verbitsky.

Allí indican que Máxima “desde 2009  es titular de la propiedad de casi 3.000 hectáreas sobre el río Pichi Leufú, a 30 kilómetros al noreste del aeropuerto internacional de Bariloche, y a 7,5 kilómetros al este del curso del río Limay”. Luego agrega: “Marta Marcela Cerruti Carricart, tía y madrina de Máxima, es la responsable de la hostería de cinco habitaciones Estancia Pilpilcura, de unos 780 metros cuadrados aproximadamente, no declarados ante el Estado rionegrino, como consta en el registro público de Catastro".

Esta no es la primera vez que queda en el ojo de la tormenta por la compra de un terreno. En 2009, cuando aún era princesa, junto al ahora Rey Guillermo tuvieron que vender la villa de vacaciones que se estaban construyendo en Mozambique, en la península de Machangulo, al sur del país africano.

Fue adquirida durante la crisis económica, los gastos derivados de trasladar allí a la pareja, a sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane, y al personal de seguridad, dañaron su imagen. La censura popular se tradujo en un debate parlamentario y los reyes acabaron vendiendo. Se vieron forzados a ello al saberse que habían pagado una parte de la propiedad a una inmobiliaria radicada en la isla de Jersey, un paraíso fiscal en el Canal de la Mancha.

Luego en 2012 compraron una casa de lujo cerca de Kranidi, en el Peloponeso griego. Se trata de una mansión de 4,5 millones de euros. Esto tampoco llegó en un buen momento, porque Holanda llevaba entonces dos años de recesión.

En 2013, Guillermo ascendió al trono, y desde entonces, la crítica personal más llamativa que ha recibido es por culpa de su afición a la caza. El pasado septiembre, la mayoría de los partidos políticos se mostró contrario al cierre temporal de un bosque para que practicara una de sus actividades favoritas. La zona fue cedida en 1959 “al pueblo holandés” por su bisabuela, la reina Guillermina, a condición de que la Corona conservara el derecho a disfrutarla. Al final, el primer ministro habilitó el periodo comprendido entre el 14 de septiembre y el 25 de diciembre “para que el rey vaya de cacería, si así lo decide”.

Seguí leyendo