Mendoza,

de
de

 

Internacional

Tensa situación en España: aseguran que no hay margen para el diálogo

A horas de una posible declaración de independencia de Cataluña, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, aseguró que no ve margen de negociación con el presidente catalán, Carles Puigdemont, y destacó el apoyo de la Unión Europea (UE) al Ejecutivo español.

10/10/2017

"Estamos en los minutos finales y todo depende ahora de Carles Puigdemont", dijo el ministro desde Bruselas, al ser preguntado por periodistas si veía margen para negociar con el gobierno catalán ante la amenaza de una Declaración Unilateral de Independencia (DIU).

"Yo lo que espero es que vuelva al sentido común, por el conjunto de Cataluña, de España y Europa", añadió Guindo, en referencia al líder secesionista.

Tras un desayuno con un grupo de homólogos del Ecofín, el ministro destacó que el gobierno español cuenta con el apoyo de sus socios europeos.

"Esta no es una cuestión de independencia si o independencia no, es una rebelión contra el Estado de derecho, y esa es la base de la convivencia no solo de la convivencia en España sino también en Europa", remarcó Guindos, quien manifestó su tranquilidad en la respuesta que dará el Estado español.

La incertidumbre es enorme de cara a la sesión parlamentaria que tendrá lugar esta tarde a las 18 hora local (13 hora de Argentina) en Barcelona, donde Puigdemont analizará la "situación política actual", con los resultados del referéndum secesionista del pasado 1 de octubre sobre la mesa y, previsiblemente, con el objetivo de imponer una declaración unilateral de independencia, en base a la mayoría absoluta de sus independentistas.

"Hoy, 10 de octubre, se empieza a escribir la historia de la república de Cataluña", dijo el diputado Roger Torrent, del partido independentista ERC (Esquerra Republicana de Catalunya), integrante de la coalición gubernamental Junts pel Sí.

Marcha en contra de los indepentistas

Torrent sostuvo que desconoce concretamente cuál será el anuncio de Puigdemont, pero señaló que "irá en torno a lo que dice la Ley de referéndum de autodeterminación de Cataluña, que es muy clara", pero dejando la puerta abierta a "la negociación" con el Estado.

Se especula con la posibilidad de que el presidente catalán pida una declaración de independencia en "diferido", es decir, que quedaría automáticamente suspendida con el objetivo de abrir un espacio diálogo o mediación.

No obstante, de concretarse el desafió, todo indica que el gobierno español pondrá en marcha los mecanismos legales que están a su alcance para impedirlo, utilizando tanto la Constitución como el Código Penal, según avanzó ayer el propio presidente Mariano Rajoy.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, aliado del Partido Popular (PP) de Rajoy en el congreso de Madrid, aseguró hoy en un desayuno informativo que la declaración unilateral de independencia, bien "sea a plazos o al contado", es "un golpe a la democracia y hay que actuar".

En tanto, en Barcelona se respira un aire tenso en el ambiente, a pesar de que la ciudadanía está en calma, expectante, y sigue con sus actividades cotidianas, a la espera de lo que pueda suceder.

Al mediodía, grupos de estudiantes independentistas tienen previsto marchar hasta el Arc de Triunf, en las inmediaciones del parlamento catalán, que se encuentra en el interior del parque de la Ciudadela, que ya está cerrado al público y bajo fuertes medidas de seguridad.

Los Mossos d‘ Esquadra (policía catalana) se encuentran al frente del operativo, sin que se descarte la actuación de otras fuerzas de seguridad en caso de que se produzcan disturbios.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) convocó para esta tarde a sus militantes a que acudan al lugar para "defender" los resultados del referéndum del 1 de octubre, en el que 2,28 millones de catalanes, el 43%, votaron a favor de independizarse de España.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Internacional