Mendoza,

de
de

 

Emilio Vera Da Souza

A 20 años de Cabezas y Soriano

En enero de 1997 todos nos vimos sorprendidos por la muerte, inentendible entonces, de José Luis Cabezas. Una muerte no casual. Un asesinato. Los periodistas, más sensibilizados tal vez, porque se trataba de un colega, de un fotoperiodista, estaban, estábamos, dolidos.

25/1/2017

En enero de 1997 todos nos vimos sorprendidos por la muerte, inentendible entonces, de José Luis Cabezas. Una muerte no casual. Un asesinato. Los periodistas, más sensibilizados tal vez, porque se trataba de un colega, de un fotoperiodista, estaban, estábamos, dolidos.

También preocupados, aturdidos, extenuados, atormentados. Queríamos entender de qué se trataba esa muerte, esa maldad, esa crueldad, ese cuerpo sin vida tan maltratado, tan vejado. Los periodistas en general, pero los reporteros gráficos en particular, peleaban y gritaban con sus cámaras en alto exigiendo –por millonésima vez en este país– justicia. La consigna era (y hoy cobra nueva actualidad ya que sus asesinos están libres) “No se olviden de Cabezas”.

Los días fueron meses y los meses años. Hoy a 20 años seguimos diciendo: justicia y “no se olviden de Cabezas”.

Por esos días eneros de 1997, la muerte, el asesinato de Cabezas, dejó espacio para otra gran pérdida. Moría de cáncer el Gordo Osvaldo Soriano. Periodista, escritor. Único.

Osvaldo nació en Mar del Plata en el 43, y pasó su infancia y adolescencia mamando el peronismo, la argentinidad, el antiperonismo, el gorilismo y todo los “ismos” que generó el país hasta su exilio para preservar su vida.

Su primer libro, “Triste, solitario y final” (1973) consiguió atrapar al público y a los críticos aunque no a los académicos. Vivió en París desde 1976 hasta 1983 y allí pudo escribir sus novelas e historias más interesantes. “No habrá más penas ni olvido” (1978), “Cuarteles de invierno” (1980).

En Argentina publicó “A sus plantas rendido un león” (1986), la historia de un cónsul de un país bananero y una revolución que él imaginó llevada al cine con Alberto Olmedo y “El ojo de la patria”. Ya más acá “Una sombra ya pronto serás” (1990) y “La hora sin sombra” (1995).

Sus trabajos periodísticos en Página 12 luego recopilados en “Artistas, locos y criminales”, “Rebeldes, soñadores y fugitivos”, “Memorias del Míster Peregrino Fernández” (1998) y “Llamada internacional”. En casi todos sus libros prefería los dibujos de Miguel Rep para sus portadas.

“Dejé de ser peronista en la adolescencia pero nunca pude ser antiperonista”, dijo Osvaldo. Y contaba la historia con sus fantasías como si fuera una película del Gordo y el Flaco, sus predilectos.

Sus amigos, nenes de pecho en la literatura y el periodismo, no dejaban de sorprenderse con sus historias. Mempo Giardinelli, Tito Cossa, Paco Urondo, Bayer, Cortázar, Pasquini Durán, José Pablo Feinmann, Galeano, Juan Gelman, el Tano Dal Masetto, el Negro Fontanarrosa.

Cada vez que el Gordo contaba algo, todos los presentes intentaban descubrir en la mirada del otro qué parte de la historia era real y qué parte era inventada por Soriano. Y siempre se equivocaban: a veces todo era pura literatura y las cosas más fantásticas y extrañas en general, era el más duro periodismo ajustado a la verdad.

En sus historias había siempre: gatos, Chaplines, Gordos y Flacos, peronistas y gorilas, el fútbol, su padre, el exilio. Había mujeres hermosas a las que no se le animaba por una timidez a prueba de balas. Las anécdotas del Gordo son cientos. Miles.

Osvaldo sólo funcionaba de noche. Con las primeras luces del amanecer se metía en su cama y hasta pasado el mediodía no se despertaba. Y ya se sabe que la noche da para encontrar historias.

Amaba a los gatos de tal manera que estos tenían un poder definitorio sobre el Gordo.

En una época, cuando terminaba de escribir, dejaba las hojas del primer borrador sobre su escritorio. Si el gato se acostaba arriba, se publicaba. Si el gato seguía de largo, a escribir todo de nuevo.

Una vez le dieron un premio literario que consistía en un lingote de oro puro. Osvaldo lo utilizada para apoyar los libros en un estante de su biblioteca.

A su hijo, lo llamó Manuel en homenaje a Belgrano, y lo hizo hincha de San Lorenzo.

Cuando el Gordo estaba ya muy enfermo, a Manuel se le murió una lagartija que tenía. El niño organizó un entierro con todos los ritos. Hasta con ataúd.

A los pocos días el Gordo se murió. Manuel llevó una carta al entierro de su padre para que se la entregara en el cielo a su lagartija.

Sus novelas recorrieron el mundo en más de veinte idiomas y tres de ellas fueron llevadas al cine.

Murió un 29 de enero, con 54 años.

Fue a los pocos días del asesinato de José Luis Cabezas.

Y, hasta hoy y por mucho tiempo más, tampoco nos olvidamos de Cabezas ni de las historias de Osvaldo Soriano.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Emilio Vera Da Souza