Mendoza,

de
de

 

Economía

Renta financiera: el 15% se cobrará sólo sobre la ganancia real en dólares

Lo aclararon desde el Ministerio de Hacienda. Había preocupación en el mercado por el posible desincentivo a invertir en títulos públicos

10/11/2017

El impuesto a la renta financiera tendrá en cuenta específicamente a qué precio fueron comprados los bonos para evitar que la incidencia exceda el 15% anunciado originalmente. Así lo aclararon desde el Ministerio de Hacienda a Infobae, ante la inquietud que en los últimos días había generado el anuncio del nuevo gravamen.

El inconveniente para la aplicación del impuesto surgió con los títulos públicos en dólares, que cotizan muy por encima de su valor nominal. El caso tal vez emblemático es el del Bonar 24. Este título cotiza a USD 115 por cada 100 de valor nominal, con un rendimiento anual apenas por encima del 4% en dólares. Sin embargo, paga un cupón anual de 8,75%. Si se aplica el gravamen de 15% sobre ese pago de intereses, el impuesto real llegaría a más de 30%, el doble de lo que propone el Gobierno. En conclusión, el inversor deberá pagar el impuesto exclusivamente sobre ese 4% de rendimiento real y no sobre el 8,75% que corresponde al cupón.


Desde Hacienda señalaron que esa situación está prevista y que la aplicación del gravamen "se neteará" del capital de los títulos cuando estos se ubiquen por encima del valor nominal. "Así figura en el proyecto de ley, pero algunos salieron a escribir sin consultarnos", añadieron fuentes oficiales. Casi todos los bonos de corto y mediano plazo tienen el mismo problema: precios que superan ampliamente los USD 100 (es decir el valor nominal) y al mismo tiempo altos cupones.

Una de las preocupaciones que tienen en el Gobierno es que los inversores que acumularon bonos argentinos por las exenciones impositivas no empiecen a reducir sus carteras a causa del nuevo impuesto. De hecho, algunos analistas comenzaron a advertir a sus clientes sobre la posibilidad de empezar a comparar otras opciones de renta fija internacional, ya que los bonos argentinos perderían atractivo ante la baja de las tasas y la aplicación del nuevo impuesto.

Una de las críticas que se hacía en el mercado en los últimos días era el hecho de que la aplicación del impuesto prácticamente se copió de la forma de aplicación de otros países. Claro que en mercados más desarrollados los cupones de intereses son mucho más bajos que en la Argentina y los títulos no cotizan tan por encima del valor nominal.

El impuesto del 15% se aplicará exclusivamente sobre los intereses de los bonos nacionales, provinciales y corporativos emitidos en dólares. En el caso de los intereses de títulos en pesos que no tengan cláusulas de ajuste (como Lebac y plazos fijos), la tasa será sólo de 5%, aunque la ley faculta al Poder Ejecutivo a llegar al 15 por ciento.

Según los cálculos que circularon entre consultoras privadas y también del propio Gobierno, el impuesto a la renta financiera recaudará muy poco en una primera etapa. Se calcula que en 2018 sería unos 20.000 millones de pesos, que representa apenas el 0,2% de la recaudación total.

Pero si el sistema financiero crece en los próximos años, ese monto podría aumentar significativamente. Para los ahorristas, habrá un mínimo no imponible de $52.000 de intereses anuales y recién superado ese nivel se empezaría a cobrar.

 

Fuente Infobae

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Economía