Mendoza,

de
de

 

Economía

Empresas de micros de larga distancia dicen no estar contra de las low cost

La Cámara Empresaria de Larga Distancia manifestó no estar en contra de la llegada de las aerolíneas low cost al mercado del transporte de pasajeros argentino pero reclamó urgentes cambios en la regulación para el transporte terrestre.

16/5/2017

A pesar de la manifiesta falta de oposición de las empresas de ómnibus de larga distancia a la competencia aérea, las compañías de transporte terrestre parecen atravesar una profunda crisis que las ha llevado en las últimas dos semanas a suprimir servicios en procura de reconvertir su negocio.

Según dijo Gustavo Gaona, vocero de CELADI, la Cámara "no está en contra de la llegada de las nuevas aerolíneas" pero planteó la necesidad de "establecer reglas claras que permitan seguir compitiendo y seguir siendo una opción" para los pasajeros.

El directivo señaló que "en los últimos tiempos se dio como un enamoramiento aéreo, pero el transporte es un sistema complejo que debe estar interrelacionado. El terrestre no puede estar aislado y para ello el sector reclama de manera urgente los cambios regulatorios en el transporte de larga distancia para poder equilibrar la situación".

"El transporte terrestre -añadió- cubre 1.800 destinos, contra 46 del transporte aéreo. Con estos números parecería que no debería haber competencia, pero nosotros funcionamos como un servicio público, por lo que debemos cumplir con permisos y así como viajamos a destinos rentables, también lo debemos hacer a otros llamados de fomento, que no son rentables".

Para Gaona "los destinos más rentables son a las capitales o grandes ciudades y allí sí hay competencia directa con el avión. Pero el avión elige su destino y vuela cuando le conviene en cambio el ómnibus debe cubrir como servicio público también los destinos deficitarios".

El directivo planteó, además, que "todo esto se volvió más perjudicial cuando este año se quitó el poco subsidio que se mantenía, mientras que el transporte aéreo, sobre todo Aerolíneas Argentinas que tiene el 78 por ciento del mercado de cabotaje, sigue teniendo el combustible subsidiado", por lo que demandó "una competencia real".

Gaona se mostró de acuerdo con las expresiones del Ministro de Transporte Guillermo Dietrich respecto a la reformulación del Transporte de Pasajeros.

El ministro había considerado necesario "que los empresarios del transporte terrestre reconfiguren su negocio y se conviertan en abastecedores de los aviones. Que ofrezcan al usuario un nuevo producto que se complemente con el aéreo y eso redundará en un crecimiento de ambos sectores".

"Nosotros coincidimos con Dietrich -argumentó Gaona- y esto no es de ahora, sino desde hace tiempo. También estamos reclamando readaptar nuestras necesidades, pero pedimos apurar esas medidas de reconversión porque hoy los tiempos no se ajustan a la realidad y nuestros empresarios ya están sufriendo esta situación. Hemos tenido empresas que este mes no han podido cumplir con los salarios con el consecuente conflicto que eso genera".

Las empresas General Urquiza, San José, Tramat, El Rápido Internacional y Andesmar debieron cancelar algunos servicios debido a medidas gremiales, en tanto que la empresa Don Otto, del grupo Vía Bariloche reprogramó algunos de sus horarios.

El vocero de Celadi insistió en que "es necesario recomponer y conformar un esquema complementario, pero desde la renacionalización de Aerolíneas Argentina en 2008 se viene perdiendo terreno sistemáticamente. Los subsidios al tren rondan el 80 por ciento, al transporte urbano, el 60 por ciento, el avión un 50 por ciento, pero para Larga Distancia soló se mantenía el 10 por ciento y ahora se quitó pese a que los costos siguieron creciendo".

Un informe realizado por CELADI basado en datos brindados por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) establece una caída de pasajeros transportados cercana al 28% entre el 2011 y el 2015, al pasar de 52,7 millones en 2011 a 37,95 millones en 2015 de personas transportadas.

El coeficiente de ocupación ronda en promedio el 47 por ciento en los últimos siete años con una flota de aproximadamente 5.000 unidades, cuya antigüedad promedio no superan los 3 años. Toda la inversión en renovación de flota ha sido financiada con capitales propios, destinándose durante los últimos 11 años más de $ 4.000 millones.

El sector del autotransporte de pasajeros de Larga Distancia Nacional ocupa en forma directa aproximadamente 18.000 empleados, de los cuales 70% son conductores. Ese guarismo redujo en cerca de un 20% en los últimos 4 años, de acuerdo al reporte citado hoy por el diario La Nación.

El ómnibus transporta al 86% de los pasajeros que se utilizan medios públicos para trasladarse entre los distintos centros urbanos del país, mientras que el avión transporta al restante 12% y el tren a sólo 2%.

Como dato comparativo un pasaje en avión entre Buenos Aires y Córdoba se puede obtener desde los 1.675 pesos, mientras que en ómnibus oscila entre los 1.560 para el servicio semi-cama a los 2.200 de un servicio cama, situación que se repite con otros grandes destinos como Bariloche e Iguazú.

A la par de este debate, se dio a conocer en las últimas jornadas que la empresa Flecha Bus presentó ante la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) la documentación necesaria para operar servicios aéreos y en las próximas horas lo haría otro gigante del transporte terrestre, Vía Bariloche.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Economía