Mendoza,

de
de

 

Economía

Fernando Galante: “La madre de todos los problemas es el gasto público”

El ejecutivo de Chimpay fue uno de los expositores de la charla sobre “¿Qué hacer después del blanqueo”?” que organizaron empresas que asesoran sobre soluciones financieras. Impuestos e inversiones, los temas principales.

28/4/2017

Por Jorge Bossio (jbossio@gmail.com)

Fernando Galante es socio director de Chimpay, una asesora sobre soluciones financieras que junto a otras entidades similares, organizaron una charla sobre los temas que hay que tener en cuenta luego finalizado el blanqueo de capitales.

Impuestos, sucesiones e inversiones fueron los temas principales con los que Entorno Económico conversó con Galante. Pero el especialista también destacó las medida que la Argentina debe tomar para que los capitales blanqueados en el exterior regresen al país.

¿Qué los impulsó a organizar esta charla sobre los capitales blanqueados?

El tema es que, ya pasó, ya blanqueé, ya tomé la decisión y ahora hay una charla post blanqueo. ¿Por qué? Lo más importante es lo que viene, porque el blanqueo es un cambio de paradigma, principalmente para algunas personas que tuvieron un crecimiento muy importante por los bienes que no  tenían declarados y que hoy forman parte de sus declaraciones juradas por los cuales van a tener que empezar a pagar impuestos, los que los lleva a hacer un correcto planeamiento impositivo en un país como Argentina, que es uno de los líderes en presión tributaria en el mundo.

¿Qué les indican a sus clientes?

La manera en que uno manejaba esas inversiones. No se ponía a pensar cuánto estoy pagando de ganancias, de bienes personales, qué otro impuesto puedo llegar que pagar. Eso no era parte de su matriz de decisiones sino que miraba la rentabilidad. Ahora llega el momento de empezar a analizar eso. Lo que me preocupa es que empezamos a ver a los fundamentalistas de la eficiencia tributaria, que dicen que los bonos argentinos no pagan impuesto a las ganancias y sugieren poner la inversión en ese tipo de papeles y esto va en contra de todo lo que uno aprende cuando va a armar una cartera de inversión que es no poner todo los huevos en una misma canasta. Viene una época en donde no hay soluciones únicas, sino que son a medida de cada cliente.

¿En cuanto al tema de las sucesiones?

Hoy toma mucha importancia porque estamos en plena discusión de lo que sería una reforma tributaria en donde es muy probable que se introduzca un impuesto a la herencia como una tasa nacional, porque hay en algunos lugares como la provincia de Buenos Aires que ya la tiene. Entonces el individuo, como el director de una empresa, tienen que analizar no sólo no dejarle un problema futuro a  sus herederos, con lo cual descubrir que existen estas herramientas para hacer un  planeamiento.

¿Hay diferencia entre los pequeños o mayores inversores?

Lo que diferencia a un inversor pequeño de uno grande es el conocimiento. No hay una barrera real en cuanto a los mínimos de inversión. Vamos a mostrar los Fondos Comunes de Inversión que trabajamos, en donde le dan la posibilidad a un inversionista minorista a partir de mil pesos de acceder a la misma cartera a la que accede una aseguradora o una empresa de primera línea. Esa barrera tiene que ver como un prejuicio del inversor minorista de creer que su inversión no vale.

¿Cómo se pueden beneficiar las economías regionales?

Hay un tema que es mucho más de fondo, inclusive cuando cambió el gobierno decíamos que se iba a generar un shock de confianza en la inversión y la verdad es que todavía no aparecen masivamente. Sí es cierto que hubo un cambio al momento de mirar a la Argentina, porque ahora el país es interesante, porque tiene mucho potencial y lo vemos en los foros que se hacen en Buenos Aires y donde viene mucha gente de afuera. Lo que el mercado de afuera mira es que Argentina sea sustentable. Discutimos la competitividad de las economías regionales desde el tipo de cambio y parece una discusión casi ridícula, porque tiene que ver más por costos logísticos, labores, impositivos y esa es la agenda que tiene que empezar a marcar el Gobierno para entrar en un ciclo de desarrollo y empezar a ver inversiones.

¿Cómo es la experiencia de los clientes de Chimpay?

Tuvimos una época hasta el blanqueo del 31 de marzo en donde la gente quería saber si entraba o no y era la gran decisión que uno tenía que tomar. Recién ahora estamos empezando saber qué hacemos con esto, qué impuesto tengo que pagar, qué inversiones me conviene hacer. Ahí hay una oportunidad para Argentina. Tengamos en cuenta que el 80% de los activos declarados son del exterior. El desafío es hacerlos venir a la Argentina.

¿Y los impuestos?

El único cambio, que vino en un paquete, fue atacar lo que era el impuesto a los bienes personales, con una idea original que era eliminarlos pero se hizo un recorte en la alícuota. Sí se habla de la comisión que está armada para tratar el tema tributario y el ministro Dujovne dijo que es un tema importante para 2018. La madre de todos los problemas en la Argentina es el gasto público.

¿Son decisiones económicas o políticas?

La gente se pregunta por qué se sube la tasa de interés y la inflación no afloja. Lo que pasa es que la política fiscal sigue siendo expansiva, la monetaria también, pero después el Central sale a licuar. Hay una dicotomía que hace que la economía siga estando estancada, que no termine de arrancar del todo y al mismo tiempo la inflación no ceda. Uno sabe que muchas veces la política sale primando sobre la racionalidad de las medidas que hay que tomar.

 Te puede Interesar

 


Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Economía