El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Econometro Criptomonedas Martes, 24 de Abril de 2018

Aseguran que cada vez más negocios mendocinos pretenden operar con criptomonedas

Belatrix trabaja en ‘smart contracts‘ para darle seguridad a las transacciones este tipo de moneda. ¿Vos ya entendiste bien cómo funciona? En la nota te lo explican los especialistas.

Hay consultoras que estiman que para el 2022, el 25% de las organizaciones a nivel global operará con criptomonedas y “smart contracts” o contactos inteligentes. Pero, ¿cómo pueden estos contratos desarrollarse en la formalidad? En eso está trabajando Belatrix.

Juan Diego Bonelli, director de Innovacion en Blockchain Lab, explicó en  Económetro qué son los contratos inteligentes y qué garantía proporcionan: “Son piezas de software que se ejecutan de forma autónoma y descentralizada en el Blockchain, que es una suerte de libro contable donde se realizan las transacciones. Y una vez que están registradas se ejecutan de forma independiente con cada nodo de la red  y todos deben llegar al mismo resultado, esto le da confiabilidad y hace que se verifiquen mutuamente entre las partes”.

Bonelli agregó que entre las capacidades del Blockchain están las de verificar el origen, la identidad y autenticidad de los participantes de la transacción, balances y condiciones de la operación.

El Blockchain garantiza la no adulteración de la transacción, aseguró Bonelli y continuó: “La confianza se pone en la tecnología en vez de en una entidad. Las verificaciones están implícitas dentro de este libro virtual.



Por su parte, Santiago Noziglia, responsable de finanzas y negocios de Belatrix, dijo: “En los últimos meses hemos tenido muchos contactos con compañías locales que esta interesadas en darle un mejor servicio a sus clientes” al implementar el uso de criptomonedas.
“Con la globalización avanzada en la que vivimos, romper la barrera de lo físico es  necesario. La regulación de las criptomonedas la están haciendo los usuarios y no el Estado.  En la democratización de esta moneda global manda el usuario”, agregó Noziglia.

    Seguí leyendo en Econometro