El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Argentina rsuarez@jornadaonline.com.ar Lunes, 11 de Marzo de 2019

La Mujer

Clara Zetkin fue una dirigente del Partido Socialdemócrata Alemán y organizadora de su sección femenina. Fundó el periódico "La Igualdad", que se transformó por 25 años en uno de los canales de expresión más importantes de las mujeres socialistas de su época.

Lunes, 11 de Marzo de 2019
Diario Jornada El diario gratuito de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram
Fue, junto a Rosa de Luxemburgo, una de las fundadoras del grupo "Espartaco" y del Partido Comunista Alemán, por el que sería diputada desde 1920.

Clara se exilia en la Unión Soviética en 1933 cuando Hitler toma el poder. Era gran amiga de Lenin, y en este país recibió una cálida acogida, estando ya enferma, lo que sin duda fue un bálsamo después de tanta hostilidad y persecución en su país. En la URSS fue nombrada presidente de la Junta Internacional de Mujeres; poco después de ese hecho, el 20 de junio de 1933, murió en un sanatorio cerca de Moscú. Tenía 76 años. Su cuerpo fue sepultado en las murallas del Kremlin.
Clara Zetkin fue una de las precursoras del feminismo, incansable en su lucha a favor de la paz en el mundo.
En 1910, durante un congreso internacional de Mujeres Socialistas, la militante alemana, propuso que se estableciera el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, en homenaje a aquellas que llevaron adelante las primeras acciones de mujeres trabajadoras organizadas contra la explotación capitalista.
Por eso en pleno desarrollo de  la Fiesta Nacional de la Vendimia en Mendoza y en el mundo se recordaba el Día Internacional de la mujer.
El 8 de marzo es una fecha que celebran los grupos femeninos en todo el mundo. Esa fecha se conmemora también en las Naciones Unidas y es fiesta nacional en muchos países. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de varios años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.
La historia más extendida sobre la conmemoración del 8 de marzo hace referencia a los hechos que sucedieron en esa fecha del año 1908, donde murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York, en un fuego provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.  También se reconoce como antecedente a las manifestaciones protagonizadas por obreras textiles el 8 de marzo de 1957, también en Nueva York.
Lentamente, y a medida que el feminismo ha ido cobrando fuerza en todo el mundo; el Día de la Mujer ha ido perdiendo su carácter obrero, pasando a ser una jornada de lucha en la que se reclaman los derechos de todas las mujeres en todos los ámbitos.
Estos últimos años, el Día Internacional de la Mujer se centra en poner fin a la violencia contra las mujeres, una flagrante violación de los derechos humanos que afecta a siete de cada diez mujeres. Entender las razones últimas que están detrás de la violencia de género supone profundizar en las relaciones entre mujeres y hombres y en el contexto donde tales relaciones se producen. Ese contexto está cargado de historia, de cultura, y por tanto, de valores, ideas, creencias, símbolos y conceptos que pueden explicar por qué en ocasiones la violencia incluso se ha "naturalizado".
El viernes pasado agrupaciones feministas de todo el país convocaron a plegarse al tercer Paro Internacional de Mujeres con manifestaciones, diversas actividades y marchas que se hicieron sentir muy fuerte.
Este paro trae el recuerdo de Lisístrata (comedia de Aristófanes llevada al cine y estrenada hace poco en el Teatro Andamio de Buenos Aires). Aquella mujer ateniense que idea un plan para obtener la paz de Grecia, para llevarlo a cabo, reúne a todas las mujeres griegas y propone un plan que consiste en declarar una huelga sexual. A pesar de cierta resistencia inicial todas terminan por aceptar la estratagema y juran acatar las órdenes de Lisístrata.
Hoy, vemos muy bien que 2.500 años después las Lisístratas del mundo convocan un paro contra las violencias machistas, la discriminación de género en el mercado de trabajo, la sobreexplotación de las mujeres en el ámbito reproductivo y del cuidado. Un paro a favor de los derechos sexuales y reproductivos, y por todos los derechos humanos para todas.
Se hace imprescindible insertar, con más energía, dentro de la agenda pública y privada a nivel mundial la importancia de valorar al sexo femenino en toda su dimensión.
Una mujer es más que madre, más que esposa, más que profesional, más que hija, es un ser humano con virtudes y defectos, necesitada de tiempo para sí misma, que se quiebra pero es fuerte, que llora pero resiste. que es única.

Seguí leyendo en Argentina