Mendoza,

de
de

 

Actualidad

Cabré: "No me gustaría que mi hija empezara a trabajar de chica"

Mientras realiza su primera temporada teatral el Villa Carlos Paz con El Quilombero, el actor habló con Teleshow sobre la paternidad, el trabajo y la posibilidad de regresar a la televisión.

18/1/2017

Por primera vez en su extensa carrera, Nicolás Cabré realiza temporada en Villa Carlos Paz con El Quilombero y durante sus días en Córdoba, tiene una compañía muy especial: su hija Rufina, que va y viene para poder estar con él y con su mamá. En diálogo con Teleshow, el actor habló de la paternidad, los proyectos que se vienen para el 2017 y la posibilidad de regresar a la televisión.

"Estoy disfrutando y conociendo Carlos Paz, tenía ganas. Se dio con esta obra y estoy feliz", dijo Cabré sobre su desembarco en la plaza cordobesa y se mostró agradecido con el público que función tras función hace notar que la pasa bien y demuestra su afecto.

Claro que hacer temporada para él hubiera sido imposible sin la compañía de su hija Rufina, de tres años, fruto de su relación con Eugenia "la China" Suárez. La pequeña va y viene y durante sus días en Córdoba está a sol y sombra con su papá: "Viene al teatro, juega, es el 70 por ciento del detrás de escena, cuando no está la extrañamos todos".


Cabré admite que sin la presencia de su hijita, sería imposible: "No podría estar dos meses sin Rufi. Lo máximo que estuvimos separados fueron diez días, sino no vivo".

Como buena hija de actores, la nena disfruta acompañarlo al teatro, ver el detrás de escena y hasta ayudar a los compañeros de su papá a cambiarse. ¿Se viene une nueva figura en el mundo del espéctáculo? "Será lo que quiera ser, yo la voy a apoyar en lo que decida".

Aunque tendrá su total apoyo si quiere ser actriz, Cabré asegura que no le gustaría que comience a trabajar en el medio siendo niña, como sí lo hizo él, por ejemplo: "Si quiere actuar actuará, en clases de teatro, pero un trabajo es otra cosa y no reniego, soy lo que soy gracias a lo que hice y a que mis papás me apoyaron, pero esto es un trabajo. Tiene muchas presiones, horarios, y no sé si es algo que quiero que ella viva. Insisto, soy feliz, soy un privilegiado de hacer lo que me gusta y vivir de esto, pero si me das a elegir y puede vivir la actuación como un juego, si quisiese hacer eso, lo vivirá como un juego no como un trabajo".



El 2017 es un año promisorio para el actor. Tras el cierre de la temporada con El Quilombero, lo aguarda su debut en Sugar, la obra que realizará en Buenos Aires con Griselda Siciliani y Federico D‘Elía, con dirección de Arturo Puig, para lo que ya comenzaron los ensayos.

"Hicimos unos ensayos, así que estoy bastante ocupado", dijo Nicolás y sobre cómo es arrancar con el proyecto mientras hace otra obra, definió: "Es una locura" y explicó: "Más que nada estamos viendo el tema del canto, baile y lo que es el personaje y sus maneras se verá allá. Soy una persona que trata de hacer las cosas de a una".

¿Cómo viene con el canto y el baile? "Mal", bromeó y luego explicó que en la obra no es tanto lo que tiene que cantar "por suerte para el público", sino que su labor se basa más en la comedia, lo que de todas maneras implica un desafío.


"Es una excelente oportunidad, crecí escuchando sobre Sugar, Ricardo siempre contaba anécdotas, pero ellos hicieron lo que hicieron y nosotros haremos lo que haremos, no tenemos presión, nadie va a ser Darín, Arturo ni Susana, somos la versión más moderna de lo que fue un éxito", agregó.



Sobre por qué en los últimos tiempos no hizo televisión, contó: "Hoy me muevo de otra manera, se tienen que dar las cosas. No digo ‘solo hago teatro‘, pero elijo desde otro lugar, mas allá de que me guste el proyecto y lo que se puede estar hablando, depende de otras cosas, de dónde quiero estar para pasarla bien, si tengo mis tiempos para encargarme de mi hija… muchas cosas hay para que hoy por hoy decida hacer tele", dijo y adelantó que hay algo en vista que para este año que lo entusiasma, aunque nada seguro por el momento.

"Mi hija tiene tres años y los va a tener solo un año y no me quiero perder esos momentos, tuve mis épocas en las que fui  joven y me podía prender en una locura absoluta, pero hoy mi prioridad es mi hija, verla crecer y acompañarla. Mi vida pasa por ahí y eso hace que esté contento y que vaya a trabajar contento, es un círculo mas grande", agregó.

Nicolás se presenta en el teatro Candilejas 1 de martes a domingo con El Quilombero, con Marcelo De Bellis, Mercedes Oviedo, Diego Pérez y Alejandro Müller.

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Actualidad