Mendoza,

de
de

 

Rodolfo Braceli

Desde Buenos Aires

Don San Martín y los buitres

Otro 17 de agosto. Sabemos cuándo murió San Martín. Pero, ¿sabemos cuándo nació? Celebradores de muertes, ignoramos nacimientos. Dos veces mueren nuestros próceres: al morir y cuando los congelamos en la inexistente perfección del bronce.

Desde Buenos Aires

El señor Paluch y las moscas

Al señor Aaron Fabián Paluch más se lo conoce como Ari Paluch. Lo tomo como tema de esta columna reconociendo, pronto, que adolece de una evidente inconsistencia estructural. Sin embargo nos sirve para revelarnos con cierta elocuencia en qué paisito vivimos.

Desde Buenos Aires

Ojo, Fontanarrosa no murió

Saca de quicio, por no decir que rompe las pelotas, cuando los periodistas en los aniversarios de muertes dicen “equis años SIN fulano”. En el caso de Roberto Fontanarrosa el título más frecuente de esta semana ha sido “10 años SIN Fontanarrosa”.

Desde Buenos Aires

¡Ay, la Negra come poco!

Otro 9 de Julio. Según como se quiera ver: ¿el día de la “Independencia” o el día de la Dependencia?” Mientras ponemos la duda en remojo, celebremos: ese día siempre será el cumpleaños de nuestra Negra Mayor.

zbraceli@gmail.com

25 años “con” Piazzolla

Somos nostalgiudos, celebradores de las muertes. Por eso, al cumplirse 25 años de la muerte de Piazzolla, titulamos “25 años sin Piazzolla”. Al carajo con la nostalgia del “sin”. Si es cierto que Astor cada día toca mejor, seamos coherentes, digamos 25 años “con” Piazzolla.

zbraceli@gmail.com

Maradona, ¿debe dar ejemplo?

Junio es un mes grave para los argentinos, está sembrado por aniversarios dolorosos; entre tantos: las muertes de Gardel y de Borges y del tan desvalorado Belgrano; la rendición en la desguerra de Malvinas y el siempre increíble –pero cierto– bombardeo a la Plaza de Mayo para terminar con Perón, etc., etc.

zbraceli@gmail.com

Ser la madre de Cabezas

En la madrugada, mientras dormía, murió la mamá de José Luis Cabezas, en un geriátrico de Mar del Plata. Se fue desgarrada por el hijo perdido y sabiendo que el ex policía Gustavo Prellezo, acusado del asesinato, salió de la cárcel abreviando su condena “por buena conducta”.