El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza
Rodolfo Braceli
Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

El verano y la verano

Madremía con los record. Ahora podemos hablar con propiedad del calor y de la calor. Vamos hacia un planeta al espiedo. Pero las cifras terminan por anestesiarnos. El acostumbramiento garantiza la impunidad. Hay res-pon-sa-bles.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Si La Negra viviera…

Lo que nos faltaba: recrudece el racismo y la xenofobia en la Argentina. ¿Será por culpa del “éxito” electoral de Bolsonaro en Brasil? No busquemos culpables afuera, miremos más acá de nuestras narices.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

 Malvinas, gran metida de pata

La mayoría de los medios llamados de comunicación, desde hace tiempo funcionan como máquinas de picar papel; en este caso la carne de las noticias. Así es que las noticias duran menos que cañitas voladoras. La fugacidad engendra banalidad. Y la banalidad es un modo de la obscenidad.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

 Picana, oferta imperdible

Ojo al piojo y a la pulga, y ojo al mosquito: sociólogos y psicoanalistas coinciden en que actualmente la sociedad que más miedo tiene en el mundo es la norteamericana. Joder, se están refiriendo al país/imperio, a la primera potencia paranoica mundial. Vaya, ¡qué pícara la paradoja!

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Ojo: la esperanza ¡un deber!

Me da pudor decir ¡Buen día! Pero sí, por qué no: ¡buen día! El 2018 se nos escurrió con la pavorosa  velocidad  con la que se nos va la mentada Vida. Pasada la obviedad de los brindis (que sólo podemos consumar quienes tenemos mesas servidas) creo necesario poner en remojo una pregunta: ¿es la desesperanza una forma de traición?

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Los Reyes Magos, ¿existen?

Cuestión de empatía: no me caen bien los Papá Noel; esos tipos sudan demasiados y en este 2019 los veo como esclavos disfrazados de los shopping. Me caen mejor los Reyes Magos. Sobre todo porque son imposibles. Voy por confesiones que escribí en esta columna hace como diez años.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Cejaizquierda, ¿vive?

Pido unos párrafos de paciencia. Antes de soltar el “felizañonuevo”, voy por una historia que referí en esta columna hace más de diez años. Hoy la historia vuelve y me agarra de las solapas, y de las pelotas. Me agarra y me exige compartirla otra vez.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Cejaizquierda, ¿vive?

Pido unos párrafos de paciencia. Antes de soltar el “felizañonuevo”, voy por una historia que referí en esta columna hace más de diez años. Hoy la historia vuelve y me agarra de las solapas, y de las pelotas. Me agarra y me exige compartirla otra vez.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

“Más amor por favor”

Hay pequeños crímenes perfectos. Esos crímenes escapan a las leyes convencionales y por lo tanto no merecen ni cárcel. Se trata de los crímenes debidos a la inacción y a la abstinencia. Se trata de los tremendos crímenes debidos a la abulia y la indiferencia activa.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Jefe indio y señor Trump

Ahí,  anidando en el bendito G-20, hay varios países –uno en especial– que pudren los aires y contribuyen con alevosía a la suicidación planetaria. Recordemos: en junio de 2017 el señor Donald Trump abandonó la Cumbre de París contra el Cambio Climático. ¿Un alarde de sinceridad o de cinismo?