Mendoza,

de
de

 

Jorge Sosa

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Allá adelante

Allá, a fines del siglo XIX los adelantos tecnológicos no eran muy grandes, o tal vez no eran muy grandes a ojos vistas de hoy. No conocían ni el auto, ni el avión, ni la radio, ni la televisión, ni los teléfonos, ni la heladera, ni el aire acondicionado, ni la computadora, ni.

Perder el tiempo

Digan los que digan los dioses del consumo, y los coleccionistas de fortunas y bienes materiales, lo único, lo verdaderamente único que tenemos en esta vida, es el tiempo. Lo único que es realmente nuestro es este instante en el que vivimos.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Nuestros artistas

Estoy rodeado de ellos y cada vez voy a estar más rodeado, porque creo quien tiene, como yo, el privilegio de estar en un medio de comunicación como el Grupo Jornada, debe dar idea del patrimonio artístico de su comunidad . Y ellos son, estos que nos rodean y muchos más.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

QUINO

Fue niño y adolescente entre nosotros, entre nosotros, todavía queda su semblanza esperanzada en las callecitas de Guaymallén. Esbozó sus primeros sueños y le dio forma a las primeras ideas.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

El limón

¡Qué noble planta el limonero y su fruto, el limón! Sirve para preparar comida, como aderezo y como ingrediente fundamental de algunas bebidas. La limonada es una bebida muy antigua, inclusive más antigua que el agua.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Poderoso caballero

El sistema capitalista se sostiene en la existencia de la propiedad privada. Si la propiedad privada es aceptada, cualquier tipo, de este planeta, puede armarse de cuanta propiedad privada se dé maña para conseguir.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Solución

El tipo es conflictivo, es de buscase conflictos. Cuando no se los provee la naturaleza, o la casualidad o los dioses del averno, se los busca él. Los sufre, los aguanta y a veces los disfruta.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Papá Noel

Repaso el pesebre y veo: al niño por supuesto y a sus padres, algún ángel custodio necesario y también alegórico, los pastores, infaltables, de ambos sexos y aún algunos pastorcitos mirando curiosos hacia el interior.