Mendoza,

de
de

 

Jorge Sosa

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Sobre ruedas

Cada pueblo tiene sus preferencias, nosotros, los mendocinos, tenemos algunas destacables. Nos gusta el mar y entonces vamos a Chile a pagar para disfrutar temblores. Por supuesto que nos gusta el vino, somos elaboradores pero también consumidores.

sosajorgeluis45@gmail.com

Enero

¿Y? ¿Cómo se siente? ¿Cambió algo para usted? ¿Tiene más pelo o menos pelo? No dudo de que dos kilos de más al menos tiene, porque con lo lastrado entre Navidad y año nuevo ese es el aumento mínimo permitido por argentino.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Entelequia

Hay muchos aforismos que hablan de la pobreza, algunos con seriedad y otros con sorna. Damos algunos: “El día en que la caca tenga valor, los pobres nacerán sin poto”; “No es pobre el que tiene poco sino el que mucho desea”; “Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor escapa por la ventana”; “El problema de ser pobre es que te ocupa todo el tiempo”; “Erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia”.

sosajorgeluis45@gmail.com

Con la soga al cuello

La corbata, usted la conoce, es más, la usa o la usó en el casamiento de la Josefina, donde le dieron de comer lentejas rellenas, es un atuendo de vestir, eso no hay dudas, un adorno, porque no sirve para abrigar ni para desabrigar como el resto de los atuendos.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Desfalco

La plata es lo que nos permite la subsistencia. Hay quien tiene mucho como para subsistenciarse durante toda la vida y hay otros que tienen tan poca que sus billeteras tienen telarañas.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Me olvidé

Menos mal que existe el olvido, porque si uno debiera soportar, diariamente, la suma de momentos malos que ha tenido en la vida, de las veces en que la realidad nos cacheteó duramente, de los errores que hemos cometido, de las situaciones, más incomodas que calzoncillo de hilo sisal, que ha tenido que soportar. La vida sería francamente insoportable.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Redes sin arco

Vamos a hablar de las redes, no tecnológicamente, porque al respecto tengo muy poco qué decir, soy un lego en esos menesteres, todavía no acierto a comprender, no digo a dominar porque sería una exageración, todos los secretos (secretos para mí) que encierra mi teléfono celular.