Mendoza,

de
de

 

Jorge Sosa

Al acecho

Es curioso, realmente curioso, estamos en un año electoral y todavía no aparecen los cabezones que van a llevar adelante la disputa (o tal vez sin el dis).

Pulgar

La mano es uno de los adminículos indispensables de nuestra anatomía. Sin ella el tipo no hubiera evolucionado (¿evolucionado?) como lo ha hecho dentro de los tiempos de la creación.

Alí Babá

La historia del choreo en la Argentina es mucho más vieja que la Argentina misma, cuenta que cuando llegó pedro de Mendoza los querandíes los dejaron en una sola noche en bola y sin documentos.

¿Montañeses?

Con esa mezcla de humor y profundas reflexiones que lo caracterizan, Jorge Sosa se refiere, en su columna de opinión, a esa pregunta que se debe hacer todo mendocino. Si somos, o no, montañeses.

Las Heras tiene alas

Ya hemos hablado en este espacio de la tremenda importancia que tiene, en historia, en paisajes, en cultura, el municipio de Las Heras.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

Autocontrol

Cada pueblo tiene sus preferencias. Nosotros, los mendocinos, tenemos algunas destacables. Nos gusta el mar y entonces vamos a Chile a pagar para disfrutar temblores. Por supuesto que nos gusta el vino, somos elaboradores pero también consumidores. Somos adictos a la “farra cuyana”, esa que en ciertos lugares de nuestros pueblos, suele durar por días. Pero uno de las cosas que más nos gusta, nos atrae, nos seduce, es el auto.

Algo falta medir

Que Guillermo Moreno haya sido durante tanto tiempo el capo del INDEK fue una atrocidad, en la primitiva acepción de la palabra “atroz”: humo negro, tiniebla sin luz, toda forma de negrura sombría. Que ese señor antisocial haya manejado las cifras sociales del país fue, al menos, una enorme contradicción.

Federalismo

Hace tiempo, Quino, esa maravilla de la creación que nació en Mendoza, hizo una síntesis del país en un dibujo que no por gracioso deja de ser estremecedor. Dibujó el mapa del país como si fuera el plano de una casa. Puso en Buenos Aires el comedor, la cocina y el dormitorio, y en el resto del país el baño, el patio y las dependencias de servicios. Una síntesis perfecta.

sosajorgeluis@yahoo.com.ar

El Futre

Nosotros, los citadinos, habitantes de esta ciudad con ínfulas de metrópolis, solemos escuchar historias fantásticas de zonas rurales y nos reímos cancheramente con cierto énfasis burlesco y actitud de superados.

Olvido

Menos mal que existe el olvido, porque si uno debiera soportar, diariamente, la suma de momentos malos que ha tenido en la vida, de las veces en que la realidad nos cacheteó duramente, de los errores que hemos cometido, de las situaciones más incómodas que calzoncillo de hilo sisal que ha tenido que soportar, la vida sería francamente insoportable.